Meyer, Julius Lothar (1830 - 1895)

Químico alemán, conocido fundamentalmente por su trabajo en la clasificación periódica de los elementos químicos, la cual constituye uno de los más grandes logros científicos de la Humanidad.

 Julius Lothar Meyer nació en Varel (Oldenburg, Alemania) en 1830. Estudió en las universidades de Zurich, Würzburg, Heidelberg y Königsberg (actualmente Kaliningrado). En 1866 era ya catedrático de ciencias naturales en Eberswalde. Dos años mas tarde se trasladó a la escuela técnica superior de Karlsruhe, donde impartió sus enseñanzas hasta el año 1876. Después de esta fecha pasa a la Universidad de Tubinga, donde trabajará hasta su muerte.

En un artículo publicado en 1870 presentó su descubrimiento de la ley periódica que afirma que las propiedades de los elementos son funciones periódicas de su masa atómica. Esta ley fundamental fue descubierta en 1869 por el químico ruso Dmitri Ivánovich Mendeléiev, quien fue más reconocido por el hallazgo que su colega Meyer.

Entre sus logros científicos se encuentra la obtención de una curva que establece la relación entre los volúmenes de los átomos y sus pesos.

Todos los demás cuerpos simples, hasta el 105, fueron descubiertos en los siglos XIX y XX en una vertiginosa carrera, en la que jugó un papel muy importante la Tabla Periódica de los Elementos, propuesta en su forma primitiva por el ruso Dmitri Ivanovich Mendeléiev e independientemente por el alemán Julius Lothar Meyer y que, por si sola, constituye uno de los más grandes logros científicos de la Humanidad.

En 1864 Julius Lothar Meyer publicó un libro titulado Teoría química moderna, en el que expuso los fundamentos principales de esta ciencia, además de las relaciones existentes entre las propiedades de los elementos químicos y sus respectivos pesos atómicos. En 1968 Meyer realizó una tabla de clasificación similar en muchos aspectos a la que Mendeleiev publicó un año más tarde; sin embargo no llegó a publicarla hasta el año 1870. La tabla de Meyer mostraba de forma gráfica las relaciones entre el volumen y número atómico y las propiedades periódicas de los elementos que la constituían.

Meyer trabajó en diversas áreas de la química, pero su mayor esfuerzo se centró en la preocupación de clasificar los elementos químicos y en la obtención de sus propiedades químicas para predecir su comportamiento periódico en la tabla. Aunque presentaba algunos inconvenientes, tanto la tabla propuesta por Meyer como la de Mendeleiev dejaron vacantes algunos lugares del sistema periódico, así como las propiedades de elementos desconocidos hasta entonces, hecho que les llevó a predecir la existencia de tres elementos, denominados escandio, galio y germanio. Estos descubrimientos dieron fe de la validez de ambas clasificaciones.

La regularidad estructural de esta tabla hizo sospechar a químicos y físicos que el átomo, a pesar de lo que su nombre indica, no es una entidad indivisible, sino una unidad estructural, y que su estructura cortical, es decir, su configuración electrónica, estaba íntimamente relacionada con la estructura de la tabla periódica.

Julius Lothar Meyer murió en Tübingen en 1895.