LOS APORTES DE LA BIOLOGÍA MOLECULAR

  La primera y más importante de las pruebas que aporta la Biología Molecular como certeza dl origen común  de todos los seres vivos del código genético.

  Bacterias, levaduras, algas, helechos, plantas con flores, mamíferos, etcétera, tiene las instrucciones para su funcionamiento escrito en al misma molécula, el ADN, y de la misma manera. La secuencia de nucléotidos del ADN determina las proteínas que ese organismo fabricará. En todos los casos las letras del alfabeto genético son la misma, y los materiales con los que constituyen sus  proteínas también. Esto constituye una prueba  importante  del origen  común de todos los seres vivos y sus relaciones de parentesco, más allá de sus disímiles morfologías.

  Con las sofisticadas técnicas de la Biología Molecular se puede estudiar  la evolución en la misma esencia en que se produce: el ADN. Una especie habrá cambiado si se registra un cambio en la secuencia de nucleótidos del ADN de sus integrantes, y ese cambio es heredado.

  El ADN informa sobre la historia evolutiva de una especie. El grado de parentesco entre dos especies diferentes puede ser demostrado por las similitudes entre las secuencias de nucleótidos de s. Una de las técnicas de laboratorio que facilitó este estudio, consiste en obtener gran cantidad de copia consiste en obtener gran cantidad de copias de ADN a partir de unas pocas moléculas, posibilitando así su análisis. Es otro ejemplo de cómo el avance de la ciencia está condicionado por el avance tecnológico, entre otros factores. Si se compara el ADN de dos organismos como el ser humano y el chimpancé, las diferencias que se encuentran son menores que si se compara cualquiera de estas dos especies con un orangután. Se puede suponer entonces que el ser humano y el chimpancé se separaron más recientemente que cualquiera de los dos del orangután. El número de nucleótidos diferentes en las cadenas de ADN  de dos especies es aproximadamente proporcional tiempo transcurrido desde que divergieron a partir del último ancestro común.

  Estos estudios presentan algunas ventajas sobre los estudios de anatomía comparada, ya que permiten, por un lado, cuantificar el grado de parentesco y por otro, comparar especies morfológicas muy diferentes como una levadura y una planta con flor.

  Una de las técnicas de laboratorio que facilitó el estudio, consiste en obtener gran cantidad de copias de ADN a partir de unas pocas moléculas, posibilitando así su análisis. Es otro ejemplo de cómo el avance de la ciencia está condicionado por el avance tecnológico, entre otros factores.      

Evolución humana:

 desarrollo biológico y cultural de la especie Homo sapiens, el ser humano actual. El estudio de la evolución del ser humano se basa en un gran número de fósiles hallados en diversos lugares de África, Europa y Asia. También se han descubierto numerosos utensilios y herramientas de piedra, hueso y madera, así como restos de fogatas, campamentos y enterramientos. A raíz de estos descubrimientos, que pertenecen al campo de la arqueología y la antropología, se ha podido realizar una reconstrucción histórica de la evolución humana durante los últimos 4 a 5 millones de años.

                     Los orígenes del hombre:

La primera evidencia concreta de la existencia de la especie humana se llama “Lucy”. Se bautizó así a un esqueleto fosilizado, casi completo, que se encontró en Afar, Etiopía, y que según los estudios realizados, vivió hace 3 millones de años.

Sin embargo, la evolución de la especie humana es una larga y compleja historia que abarca unos 8 millones de años. Una historia oscura e incierta en amplios períodos. Y ello porque son escasos y fragmentarios los elementos disponibles para reconstruirla. Sólo existen algunos fósiles humanos dispersos, encontrados por los arqueólogos  en lugares que usualmente son lejanos y remotos entre sí.

LA ANATOMÍA COMPARADA:

  Una importante línea de evidencias del hecho evolutivo proviene de la anatomía comparada. Para comprender estas evidencias es necesario diferenciar los conceptos de homología y analogía.

  Se denominan estructuras homólogas a aquellas que tienen un mismo origen embriológico y que se desarrollan de tal modo que cumplen funciones diferentes.

  Se denominan estructuras análogas a aquellas que realizan funciones semejantes, tienen un parecido morfológico, pero un origen evolutivo diferente. Es el caso de las alas de un insecto y las de un ave. Esto se explica por qué grupos evolutivos muy distantes han desarrollado adaptaciones similares, sin que eso implique relaciones de parentesco.

  Las estructuras que aportan datos certeros acerca del hecho evolutivo  y del parentesco entre las especies homólogas.

Las criticas:

Un problema que las visiones gradualistas de la evolución es que, para muchos casos, el registro fósil no evidencia cambio lento y continuo entre especies ancestrales y sucesoras; mas bien, es frecuente encontrar "saltos" entre una dada especie y sus antecesores. Si efectivamente el proceso evolutivo fuera resultado de la acumulación de pequeños cambios, deberían encontrarse todas las formas intermedias que originaron una especie cualquiera a partir de una especie cualquiera a partir de una especie mas antigua. Estos saltos en el registro fósil fueron interpretados tradicionalmente (incluyendo a Darwin) como imperfecciones del registro: algunas formas de forma pudieron no haber dejado rastro fósil, o bien los fósiles pudieron haberse perdido.

En 1972, los paleontólogos Stephen Jay Gould y Niles Eldredge propusieron una reinterpretación revolucionaria: el registro fósil no esta incompleto, sino que demuestra lo que efectivamente ocurrió en la historia de la vida: el cambio evolutivo ocurre "de a saltos".

LA EMBRIOLOGÍA

Resulta llamativo el desarrollo embrionario de animales que pertenecen al mismo grupo. Si se observan embriones de peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos, es decir de todas las clases de vertebrados, se encuentra que estos se desarrollan de una manera similar en las primeras etapas y se van diferenciando a medida que avanzan hacia el estado adulto.

Si además se comparan embriones de animales que pertenecen a la misma clase, por ejemplo distintos reptiles, el parecido es aun mayor. La explicación de este hecho puede encontrarse en la herencia de genes comunes que regulan el desarrollo embrionario, estos patrones han sido heredados de su ancestro común. Todos los vertebrados se originaron de un mismo grupo ancestral y la embriología aporta pruebas de ello. Si la creación de los seres vivos se hubiese realizado en forma independiente, no podría explicarse este fenómeno.

Del Homo habilis al Homo erectus:

Fueron dos pioneros: el habilis en fabricar herramientas, y el erectus en dejar África para viajar a tierras muy remotas.

Los Autralophitecus desaparecieron hace 2,5 millones de años, pero otros homínidos sobrevivieron. Entre ellos uno que tenía una capacidad craneana superior y que poseía características mas próximas al hombre: el Homo habilis. Hallado en las terrazas de Olduvai (Tanzania, África), vivió hace 2 millones de años y desapareció hace uno. Se lo considera el primer hombre porque fabricaba distintos tipos de herramientas de piedra –cada una con un fin específico- aunque todas ellas muy toscas.El Homo erectus, cuya antigüedad se remonta a   1,5 millones de años, era mucho mas evolucionado: llegó a dominar el fuego y a viajar a otros continentes.

 

                           El hombre de Neandertal:

Es el homínido mas misterioso de todos. Heredero del erectus, no es seguro que sea el predecesor del hombre moderno. Recientes estudios, sin embargo, revalorizaron su condición de Homo sapiens. Vivió hace entre 3000.000 y 40.000 años en Europa y Asia.

El primer neandertal fue hallado en la cueva de Neander (Alemania) , en 1856. Desde entonces, no se ha podido establecer con certeza su ubicación dentro del amplio panorama de la evolución humana. Se sabe, eso si, que debió convivir con los últimos erectus y con los primeros hombres modernos, quienes muy probablemente causaron su extinción: ¿con una gran matanza? ¿obligándolo a vivir en regiones geográficas inhóspitas? Todavía no hay respuestas a estas preguntas.

La cultura neandertal no deja lugar a dudas sobre su condición humana : fueron los primeros en enterrar a sus muertos y en cuidar a los enfermos que no podían sobrevivir dentro del grupo. Aunque en menor magnitud que el hombre moderno, el neandertal manifestó cierto sentido estético ya que elaboraba pendientes y otros adornos.

Cazaba presas pequeñas o de mediano tamaña y también consumía la carroña que dejaban los animales mayores. Sus herramientas eran toscas y poco especializadas, probablemente porque con su gran fuerza les bastaba.

 

                          El hombre de Cro-Magnon:

El Homo sapiens de este periodo fue notablemente innovador, lo que lo diferenció del neandertal. Fue el primero que sintió la necesidad de entrar en contacto con otros grupos que habitaban regiones más distantes.

En 1868, mientras se construía una línea de ferrocarril en Francia, se descubrió un esqueleto en una cueva rocosa. Convocados los especialistas, determinaron que se trataba de un fósil de 40.000 años de antigüedad al que bautizaron como “hombre de Cro-Magnon” por ser ese el nombre del lugar. Las características físicas eran diferentes  a las de los neandertales: tenía una mayor capacidad craneana y estatura. Se trataba de un Homo sapiens moderno, muy cercano al hombre actual. Nuevos hallazgos hechos en África y Asia han revelado que el origen de este hombre es aún mas antigua, por lo menos de 100.000 años. Desde África se abría desplazado al continente europeo y con el transcurso del tiempo, fue desarrollando una capacidad para la cultura que le dio clara ventaja sobre los neandertales, con quienes convivió. Construyo nuevos asentamientos, desarrollo formas de organización social mas flexibles y, su mejor capacidad de adaptación, le permitió ser el antecesor directo del hombre moderno: Homo sapiens sapiens.

Estos hombres tuvieron que adaptarse a vivir en regiones frías por causa de la última glaciación.

 

La evolución biológica es un hecho:

A fines del siglo XVIII la evidencia de que los organismos cambian a través no podía ignorarse, solo faltaba sugerir los mecanismos del cambio. Serán Lamarck primero y Darwin después quienes se ocupen de ello y pongan en el centro del debate el hecho evolutivo. El término evolución involucra tres cuestiones. La primera que la evolución es un hecho, es decir, que las especies cambian a través del tiempo y están emparentadas entre sí debido a que descienden de antepasados comunes. Otra es el camino de la evolución, las relaciones particulares de parentesco entre unos organismos  y otros, el momento en que se separaron, la reconstrucción de cada linaje. El tercer aspecto es de los mecanismos que permitieron los cambios. Se puede teorizar sobre los mecanismos de la evolución, se pueden plantear caminos alternativos para la historia de la vida, pero no se puede discutir su existencia desde una perspectiva científica.

El hecho está sustentado por múltiples observaciones y experimentos provenientes de disciplinas científicas muy diversas como la paleontología, la geología, la paleoecología, la climatología, la biología molecular, etcétera.

Desde el siglo XVIII los científicos proponen, corrigen y agregan pruebas para  explicar los mecanismos y los posibles caminos que tomó la evolución. La validez o no de estas teorías de ningún modo pone a prueba el hecho evolutivo. La evolución biológica ocurre más allá de los debates de los científicos; se rige por leyes propias, es un tipo particular de cambio y no implica finalidad, ni camino a la perfección, en modificaciones voluntarias.

(texto sobre los pensamientos de la iglesia sobre la ciencia):

En la actualidad, el enfrentamiento a la concepción evolucionista está sostenido solo por reducidos grupos fundamentalista. La iglesia ya no discute el hecho evolutivo. En el año 1996, el Papa Juan Pablo II se pronunció ante la Pontificia  Academia de las Ciencias, en un mensaje que cerraría una larga y estéril polémica de siglos. Por un lado acepta el evolucionismo, y, por otro, sostiene que el enfrentamiento entre ciencia y fe no tiene lugar ni sentido.

 

LAS PRUEBAS DE LA EVOLUCIÖN: 

La evolución  puede constatarse a partir de múltiples y variadas pruebas. Estas se originan tanto en la observación directa como en experimentos diseñados especialmente para tal fin. Son muchas las líneas de evidencia que sugieren y avalan el hecho evolutivo. Por las características propias de la evolución, y su ocurrencia a través de largos períodos, las pruebas pueden apreciarse una vez  producido el cambio. Las más significativas son las que provienen del registro fósil, la anatomía comparada, la biología molecular y la embriología. 

La evolución biológica es un hecho:

A fines del siglo XVIII la evidencia de que los organismos cambian a través no podía ignorarse, solo faltaba sugerir los mecanismos del cambio. Serán Lamarck primero y Darwin después quienes se ocupen de ello y pongan en el centro del debate el hecho evolutivo. El término evolución involucra tres cuestiones. La primera que la evolución es un hecho, es decir, que las especies cambian a través del tiempo y están emparentadas entre sí debido a que descienden de antepasados comunes. Otra es el camino de la evolución, las relaciones particulares de parentesco entre unos organismos  y otros, el momento en que se separaron, la reconstrucción de cada linaje. El tercer aspecto es de los mecanismos que permitieron los cambios. Se puede teorizar sobre los mecanismos de la evolución, se pueden plantear caminos alternativos para la historia de la vida, pero no se puede discutir su existencia desde una perspectiva científica.

El hecho está sustentado por múltiples observaciones y experimentos provenientes de disciplinas científicas muy diversas como la paleontología, la geología, la paleoecología, la climatología, la biología molecular, etcétera.

Desde el siglo XVIII los científicos proponen, corrigen y agregan pruebas para  explicar los mecanismos y los posibles caminos que tomó la evolución. La validez o no de estas teorías de ningún modo pone a prueba el hecho evolutivo. La evolución biológica ocurre más allá de los debates de los científicos; se rige por leyes propias, es un tipo particular de cambio y no implica finalidad, ni camino a la perfección, en modificaciones voluntarias.

(texto sobre los pensamientos de la iglesia sobre la ciencia):

En la actualidad, el enfrentamiento a la concepción evolucionista está sostenido solo por reducidos grupos fundamentalista. La iglesia ya no discute el hecho evolutivo. En el año 1996, el Papa Juan Pablo II se pronunció ante la Pontificia  Academia de las Ciencias, en un mensaje que cerraría una larga y estéril polémica de siglos. Por un lado acepta el evolucionismo, y, por otro, sostiene que el enfrentamiento entre ciencia y fe no tiene lugar ni sentido.

LAS PRUEBAS DE LA EVOLUCIÖN: 

La evolución  puede constatarse a partir de múltiples y variadas pruebas. Estas se originan tanto en la observación directa como en experimentos diseñados especialmente para tal fin. Son muchas las líneas de evidencia que sugieren y avalan el hecho evolutivo. Por las características propias de la evolución, y su ocurrencia a través de largos períodos, las pruebas pueden apreciarse una vez  producido el cambio. Las más significativas son las que provienen del registro fósil, la anatomía comparada, la biología molecular y la embriología. 

LA ANATOMÍA COMPARADA:

  Una importante línea de evidencias del hecho evolutivo proviene de la anatomía comparada. Para comprender estas evidencias es necesario diferenciar los conceptos de homología y analogía.

  Se denominan estructuras homólogas a aquellas que tienen un mismo origen embriológico y que se desarrollan de tal modo que cumplen funciones diferentes.

  Se denominan estructuras análogas a aquellas que realizan funciones semejantes, tienen un parecido morfológico, pero un origen evolutivo diferente. Es el caso de las alas de un insecto y las de un ave. Esto se explica por qué grupos evolutivos muy distantes han desarrollado adaptaciones similares, sin que eso implique relaciones de parentesco.

  Las estructuras que aportan datos certeros acerca del hecho evolutivo  y del parentesco entre las especies homólogas.