El Apartheid

La palabra Apartheid usada a partir de 1943 por el Dr. Malán, líder del partido nacionalista de Sudáfrica, significa literalmente "desarrollo por separado", "separación", "acción de poner parte", "establecer distancia", aunque en la actualidad no tiene otro significado que segregación racial, discriminación racial institucionalizada, racismo de Estado, política oficial del Gobierno de Sudáfrica desde 1948. Una división, a raíz del color de la piel, que impide el goce de los derechos políticos a la mayoritaria comunidad negra, y la somete a las más a troce leyes de represión y por lo tanto opresión. El Gobierno se refiere al tema con los vocablos "desarrollos multinacionales", sin mezclas de rasas.

Las Naciones Unidas definen a la discriminación racial como "toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos de rasas, color, linaje u origen nacional o étnico que tenga por objeto anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad de los derechos humanos y libertades fundamentales en las esferas políticas, económicas, social, cultural o en cualquier esfera de la vida publica". Dada esta definición no cabe duda que el apartheid constituye una neta discriminación racial. El apartheid reduce al ser humano negro a la esclavitud, a un perpetuo servilismo. Por este sistema un africano puede ser procesado por no pagar impuestos o alquiler, "por llevar un cuchillo o bastón que excediera cierta longitud", por participar en una reunión de mas de 12 personas, por este motivo queda reducido a barrios, colegios restaurantes, cines y hasta piletas especiales, necesitando salvoconducto para los lugares no permitidos.

Por medio del apartheid la minoría "blanca" de Sudáfrica pretenden mantener una dominación económica y política. En Sudáfrica como parte de una federación económica hay diez "estados negros" llamados "homelands" (hogares nacionales) que constituyen el 72% de la población, gobernados y explotados por un undécimo Estado ocupado en su mayoría por los "blancos" que constituye el 16% de la población total. Esta división del territorio lleva a una hegemonía política que recoge mano de obra barata concentrada en reservas indígenas nativas de total miseria.

Los ideológicos del apartheid lo fundamentan con argumentos que se quiebran por sí solos. Sostienen que la raza blanca es superior a la negra. Marianne Cornevin afirma que durante mucho tiempo se sostuvo públicamente que "él mas educado de los negros es por definición inferior al menos educado de los blancos".

Sus alegatos se basan en teorías seudocientíficas que sostienen como base de la inferioridad a la constitución congénita de las razas. Dichas teorías sostienen - por ejemplo- "que la incapacidad del negro africano en el campo de la matemática se debe al subdesarrollo de sus lóbulos frontales".

El gobierno considera que la nación blanca sudafricana es hoy la comunidad mas desarrollada y con mayor estabilidad política de Africa, mientras que las diversas naciones negras pueden describirse en general como pueblos en vías de desarrollo. Oficialmente, el gobierno alude a la superioridad e inferioridad con la concepción de la "diferencia de los pueblos".

El otro argumento sostenido por los partidarios del apartheid es el del carácter mesiánico de los blancos, una especie de misión protectora confiada a la raza blanca. Pretenden demostrar la diversidad de los pueblos a través de citas bíblicas:

"Los desperdigo Yaveh por toda la faz de la tierra"; "...cuando el Altísimo repartió las naciones, cuando distribuyo a los hijos de Adan, fijo las fronteras de los pueblos según él numero de hijos de Dios". Los blancos de Sudáfrica se consideran una especie de Israel con la tarea divina de conducir a los demás pueblos Africanos. Una especie de "pueblo elegido" para la protección. Malan (primer ministro 1948 - 1954) declaro que cada raza tiene que permanecer en su marco cultural porque "el mismo señor cometió el error de crear el color".

A estos argumentos, colmados hasta la repulsión de etnocentrismo, se suman una reconstrucción histórica carente de objetividad y hasta veracidad, sostenida por los defensores de tan siniestra política.

Las Naciones Unidas consideran que "toda doctrina de superioridad basada en la diferenciación racial es científicamente falsa, moralmente condenable y socialmente injusta y peligrosa; y que nada en la teoría ni en la practica permite justificar, en ninguna parte, la discriminación racial". El apartheid constituye un crimen de esa humanidad, y como tal, una violación a la dignidad humana, una negación de los derechos humanos. Contradice los principios de las Naciones Unidas y no permite la paz entre las naciones.

La labor de las Naciones Unidas en contra del apartheid, comenzó en el año 1952, cuando realizo repetidos llamados del gobierno de Sudáfrica, a fin de que revisara dicha política.

En 1960.

El secretario General, a pedido del Consejo de Seguridad hizo una visita a Sudáfrica, pero no llego a un acuerdo con el primer ministro.

En 1962.

La asamblea pidió a los Estados Miembros que rompieran relaciones diplomáticas con el gobierno de Sudáfrica, boicotearon las mercaderías sudafricanas y no exportaron sus mercaderías a dicho pais.

El Consejo de Seguridad estableció un embargo voluntario de armas contra Sudáfrica en vista que las mismas eran usadas en contra de los opositores al régimen. En 1965 reitero este llamamiento e invito a los organismos especializados a que tomaron medidas para obligar al Gobierno a renunciar a su política racial.

En 1968.

Se pidió a los Estados Miembros que desalentaran la afluencia de inmigrantes y que suspendieran los intercambios culturales, educativos deportivos y deportivos y de otra naturaleza con ese pais.

En 1970.

La Asamblea condeno la creación de "territorios patrios bantúes" por parte del gobierno sudafricano, y el traslado forzado de los africanos de Sudáfrica y Namibia.

En 1972.

El Consejo de Seguridad reconoció la legitimidad de la lucha contra el apartheid y pidió a los Estados que observaran estrictamente el embargo de armas.

En 1973.

La Asamblea aprobó la Convención Internacional sobre la Represión y el Castigo del Crimen del Apartheid, que entro en vigencia el 13 de julio de 1976. Esta "dispone que la responsabilidad internacional del crimen del Apartheid recaerá sobre individuos miembros de organizaciones e instituciones y representantes de un Estado, ya fuese que residieran en el Estado en que se hayan perpetrado o en otra parte. Las personas acusadas pueden ser juzgadas en cualquier Estado Miembro que sea parte en la Convención".

En 1974.

La Asamblea invito a participar como observadores de las tareas del Comité a los que reconoce "auténticos representantes de la abrumadora mayoría del pueblo sudafricano" a las organizaciones Africana National Congress of South y Pan Africanist Congress of Azania reconocidas por la Organización de la Unida Africana (OUA).

En 1975.

La Asamblea proclamo que las Naciones Unidas y la comunidad internacional tenían "una responsabilidad especial para con el pueblo oprimido de Sudáfrica y sus movimientos de liberación y para con las personas encarceladas, confinadas o exiliadas por su lucha contra el Apartheid".

En 1976.

El Consejo de Seguridad condeno la agresión de Sudáfrica contra Angola y Zambia, y la violación a la soberanía e integración territorial de esos piases. La condena fue también por la violencia en gran escala contra el pueblo africano y por matanza de Soweto, inclusive escolares, que se manifestaban en contra de la discriminación racial.

En 1977.

El embargo de armas voluntario contra Sudáfrica se transformo en obligatorio y el Consejo de Seguridad expreso su preocupación por el hecho de que Sudáfrica estaba a punto de producir armas nucleares. La Asamblea General aprobó la Declaración Internacional contra el Apartheid en los Deportes, exhortando a los Estados a interrumpir los contactos deportivos con cualquier pais que practique la política del Apartheid.

En 1980.

La Asamblea General reafirmo la legitimidad de la lucha del pueblo oprimido de Sudáfrica y su movimiento de liberación nacional - con todos los medios disponibles incluida la lucha armada- por la toma del poder, la eliminación del régimen y el ejercicio del derecho a la libre determinación por el pueblo de Sudáfrica en su totalidad. Así mismo pidió que se considerase urgentemente la imposición de un embargo obligatorio para los suministros de petróleo y productos petroleros.

Las Naciones Unidas costan con diversos órganos que se ocupan del apartheid: el Comité Especial Contra el Apartheid, que vigila en forma constante la situación e informa a la Asamblea y al Consejo de Seguridad; y el Grupo Especial de Expertos sobre el Africa Meridional de la Comisión de Derechos Humanos que investiga los cargos del mal trato de peso políticos y otros determinados en Africa meridional.

La Asamblea General para las contribuciones destinadas a la lucha contra el apartheid. Ha creado tres fondos voluntarios: el Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para Sudáfrica; el Programas de las Naciones Unidas de Enseñanza y Capacitación para el África Meridional y el Fondo Fiduciario para la Publicidad contra el Apartheid.

Por otra parte las Naciones Unidas proclamaron: 21 de marzo como Dia Internacional para la Eliminación da la Discriminación Racial (este dia fue elegido a raíz de que el 21 de marzo de 1960 se dio muerte en Sharpeville, Sudáfrica, a unos 70 manifestantes pacíficos contra el apartheid, resultando heridos mas de 180 personas); 9 de agosto Dia Internacional de Solidaridad con la lucha de la Mujer de Sudáfrica y Namibia (en conmemoración del aniversario de una marcha de mujeres a las oficinas del Gobierno sudafricano en Pretoria que tuvo lugar en 1956 como protesta contra las leyes de pase del sistema del apartheid); 16 de junio Dia Internacional de Solidaridad con el Pueblo en Lucha de Sudáfrica (dicho dia recuerda la sublimación en 1976 de Soweto y otros lugares); y el 11 de octubre Día de la solidaridad con los Presos Políticos de Sudáfrica.

Es muy intensa la actividad en contra del apartheid que realizan las Naciones Unidas, continuamente patrocinan o copatrocinan diversas conferencias mundiales y seminarios sobre las maneras de eliminar el apartheid.

Amnesty Internacional en su Informe Anual de 1985 denuncia que "varios de personas de raza negra (fueron) encarcelados en virtud de legislación que restringe la libertad de residencia y regulan donde pueden vivir y trabajar estas personas. Se recurrió en forma extensiva a la reclusión sin juicio previo y hubo nuevas denuncias de torturas y malos tratos de presos políticos". La Organización continua afirmando que sean producido "muertes en prisión en circunstancias no esclarecida" y expresa su preocupación por "la imposición continuada de la pena de muerte". "Un total de 114 personas condenadas por delitos comunes fueron ahorcadas en la prisión de Pretoria, (y) varios otros fueron condenados a muerte o ejecutados por delitos comunes en Ciskei, Transkei y Venda".

Una Comisión - señala el informe - critico los juicios, a las personas que transgredían la ley salvo conducto, ante tribunales con jurisdicción solo sobre personas de raza negra y describió el uso de tribunales separados para diferentes razas como algo "innecesario, humillante y repugnante". Antes del informe de dicha Comisión, Amnistía Internacional envío una misión a Sudáfrica "para investigar loa administración de leyes de salvoconducto y observar juicios de personas procesadas en virtud de ellos". En tal oportunidad la misión informo que "los Tribunales de Comisionados se caracterizaron por extremadamente breves y por serias irregularidades que se trajeron en juicios injustos". La Organización presento su preocupación acerca del tema a Organismos de las Naciones Unidas, entre ellos el Grupo de Trabajo ad hoc de Expertos sobre Africa Meridional.

Estas denuncias que realizan las Organizaciones de Derechos Humanos reflejan lo teórico de un sistema racial avalado por una Constitución, creada por 4,5 millones de blancos en perjuicio de 23 millones de negros, donde se recopilan leyes absurdas que llevan a impedir, peligrosamente, la paz. Nelson Mandela, dirigente del movimiento de liberación "Africa National Congress", al ser juzgado dijo al tribunal: "Usted no tiene ningún derecho a juzgarme, por que su ley es una ley echa para aplastar a mi pueblo, una ley sobre la cual no e sido consultado, una ley concebida para asegurar la destrucción de un pueblo en beneficio de otro".

La Constitución, entre otras aberraciones, divide a Sudáfrica en piases que son falsos y que solo sirven para reclutar africanos lejos de los centros de prosperidad acaparados por los blancos.

El crimen del Apartheid viola, entre otros, el derechos de los pueblos a disponer de si mismo; el pueblo sudafricano se haya impedido de disfrutar de este derecho por la decisión arbitraria de una minoría blanca. El desarrollo económico, social, y cultural esta manipulado por manos ajenas a las del pueblo.

Muchos esperamos que esta situación se revierta, que la conciencia negra triunfe definitivamente. La organización de la clase obrera africana prospera cada dia y será la que lograra el cambio. El apartheid requiere una respuesta y presión internacional a fin de acelerar el proceso, a fin de que el pueblo sudafricano alcance la libertad a la brevedad.