Revolución Industrial
Evolución
Antes de la revolución industrial del siglo XVIII no existían grandes fábricas. El trabajo manual, la habilidad y el esfuerzo físico desempeñaban un papel muy importante. Sin embargo ya había producción en serie, o sea cantidades importantes de artículos de forma y calidad uniforme.
La utilización del vapor permitió ampliar la producción en serie. Aparecieron las grandes fábricas y paralelamente fue desapareciendo la mayor parte de los artesanos, que fueron convirtiéndose en obreros.
Estos hechos produjeron transformaciones profundas en la economía y en la sociedad, y por esta razón se denomino a este proceso Revolución Industrial.
Las Fábricas
A fines del siglo XVIII, con la aplicación de la energía hidráulica a los procedimientos industriales, surgieron las fábricas, llamadas hasta entonces molinos. En las fábricas se reúne en un espacio limitado a una gran cantidad de trabajadores, que hacen uso de diversas máquinas, cuyo número no cesa de crecer. El trabajo se fragmentó, y cada sector se hace cargo de una etapa distinta. El ritmo es ahora impuesto por las máquinas.
En términos de la organización de la producción, el trabajo en las fábricas representa un desarrollo, pues se hace más sencilla la recolección de la materia prima, se facilita la distribución de los productos terminados y se fomenta la especialización en los conocimientos.
Dos nuevos descubrimientos, la electricidad, a fines del siglo XVIII, y la destilación del petróleo, en 1857, producen importantes avances. Se inventan máquinas accionadas con energía eléctrica, de múltiples usos. La destilación del petróleo y la obtención de la nafta el gasoil y el kerosene, permiten utilizar combustibles mucho más eficientes como fuente de energía que el vapor y el carbón. Nacen los motores a explosión y la gran industria del automóvil. Las refinerías de petróleo producen derivados de este producto, conocidos como rama petroquímica de la industria, muy importante para la producción de plásticos, solventes, adhesivos, insecticidas, pinturas, detergentes, caucho, aceites pesados y productos químicos para la industria farmacéutica.
Comparación entre la Primera y Segunda Revolución Industrial
Primera Revolucion Industrial Segunda Revolucion Industrial