BIOGENÉTICA

Una de las consecuencias de la aparición de las técnicas de ingeniería genética fue el desarrollo de la biotecnología, disciplina que involucra una serie de procedimientos por los ucales ciertos microorganismos pueden convertirse en verdaderas fábricas naturales. Por ejemplo, mediante la incorporación de genes específicos en el genoma bacteriano y aprovechando la gran velocidad de multiplicación que tienen las bacterias, se ha logrado fabricar diferentes proteínas de un modo mucho mas eficiente que la síntesis química a partir de sus aminoácidos constituyentes. Por medio de estas técnicas se ha podido producir comercialmente una serie de proteínas tales como un factor sanguíneo que necesitan los hemofílicos, una variante modificada del virus de la hepatitis B que se utiliza como vacuna, insulina que se utiliza para el tratamiento de pacientes con diabetes, proteínas útiles para el procesamiento de alimentos o enzimas resistentes a temperatura para la industria de detergentes. Por otra parte, en la agricultura, por ejemplo, se ha logrado la identificación y el aislamiento de genes que codifican para resistencia a herbicidas o a hongos y, posteriormente, estos genes fueron introducidos en otras plantas mediante el uso de vectores especiales.

Otra de las aplicaciones de la ingeniería genética pertenece al campo de la medicina forense o de la medicina legal ya que estas técnicas permiten tanto la identificación de un individuo que haya cometido un delito como la determinación de parentescos en pleitos de paternidad. En efecto, en el genoma humano existen regiones de ADN que son muy variables, a tal punto que, como las huellas digitales, son exclusivas de cada persona. En consecuencia, a partir de una pequeña cantidad de ADN es posible la identificación de un individuo particular.

Por otra parte, el impacto de las técnicas del ADN recombinante en la salud humana es muy considerable. hoy en día es posible identificar mutaciones puntuales, que afectan, por ejemplo, unos pocos pares de nucleótidos, las cuales pueden detectarse aun prenatalmente, extrayendo unas pocas células del feto en desarrollo. El futuro de la genética médica, imaginan algunos científicos, tal vez incluya la posibilidad de introducir el gen normal en un individuo afectado con una enfermedad genética, llevando a cabo un procedimiento, aún no suficientemente desarrollado, denominado terapia génica.