Efectos de la pobreza

El trabajo establece una relación entre los individuos y la sociedad: de acuerdo como el individuo se siente tratado en el trabajo, siente que lo considera la sociedad. De ese modo la desocupación vulnera los lazos de continencia que los individuos tienen, a través del trabajo, con su grupo social.

La alienación, la ansiedad y la desesperanza en la gente, traen aparejados distintos fenómenos psíquicos en el individuo, que muchas veces determinan el incremento de la violencia y el delito. Sin lugar a equívocos, podemos afirmar que el sistema democrático mismo está expuesto al riesgo de crisis por la pérdida de la confianza que se había depositado en él.

La pérdida del empleo produce problemas en la persona, ya que se siente sostenido por el trabajo: por eso al quedar desocupado, la persona entra en crisis.


La identidad de la persona desde siempre estuvo ligada al trabajo, esto le permite ser, ante la sociedad, un obrero, un maestro, etc. El poseer un trabajo para el hombre significa poseer un ingreso, que le ayuda a tener respeto propio, el respeto de sus hijos y de su familia entera y le permite sentirse digno.

La cifra de desocupados no es un número más, sino que es un sin fin de desgarradoras historias que lo elevan al estado de crisis social. La falta de trabajo produce efectos dañinos en el aspecto emocional y la desocupación es un problema de toda la sociedad.

Debemos asumir que la crisis que genera la falta de trabajo también puede encerrar una oportunidad de cambios: Se trata de tocar fondo y salir, para situarse de otra manera frente al problema.

En el caso de nuestro país no contamos con muchos datos sobre los problemas que ocasiona la falta de trabajo en la persona. Sin embargo, no se requiere esperar hasta contar con datos provenientes de diseños experimentales, de seguimiento de casos y controles, para asumir que la relación entre desocupación y enfermedad es altamente dañina.

Aun admitiendo que existen profundas las diferencias en materia de condiciones de salud, seguridad social y condiciones de trabajo, entre sociedades más desarrolladas y la nuestra, los hallazgos efectuados en esos contextos pueden orientarnos acerca de lo que "se puede esperar" como consecuencia de la desocupación en las condiciones de salud de nuestra población.

Volver a la página principal Actualización