Vulcanismo

  El vulcanismo se produce cuando el material fundido del interior de la Tierra sale a la superficie a través de grietas, fisuras y orificios. A este material que sale se lo denomina lava, se caracteriza porque se enfría rápidamente y libera sus gases disueltos. Por otra parte, algunos de los minerales de alta temperatura de consolidación se forman y se separan del magma*. De acuerdo a la viscosidad del material, varían las características de la erupción volcánica. 

  El material básico, que se caracteriza por su alta temperatura, de aproximadamente 1000/1200°C, su bajo contenido de sílice, su elevada fluidez y el rápido desprendimiento de los gases, origina erupciones que no son explosivas. Por el contrario, dan origen a erupciones donde predomina la fracción líquida o lava. 

  El material ácido, que es viscoso, muy rico en sílice, con temperaturas de aproximadamente 600°C, origina erupciones muy violentas, con gran desprendimiento de gases y de la fracción sólida (piroclastos*). 


Formas de salida o emisión:
  Si el material sale a la superficie por una fisura o grieta del terreno, nacen derrames en grandes mantos, que se alejan del lugar de emisión, cubriendo una gran superficie. La sucesiva salida de material, puede producir la formación de mesetas basálticas*. 

  Si por el contrario el material sale por un orificio, da origen a la formación de un cono volcánico, cuya forma dependerá del tipo de erupción. Por otra parte a lo largo de su historia, un cono volcánico puede variar su tipo de erupción, es decir, pasar de formas más violentas a menos violentas y viceversa. 

Tipos de materiales de una erupción:

  El material que sale a la superficie terrestre, puede ser de tres tipos: 

  LAVA

  Es la fracción líquida de la erupción. Según sea la fluidez, dará origen a relieves diferentes. 

  La lava ácida solidifica rápidamente, tiene escasa movilidad y, por lo tanto, origina volcanes muy cónicos. Es decir, que son más altos que anchos en su base. Al solidificarse tan rápido, impiden la salida de los gases, lo cual origina erupciones muy violentas. 

  La lava básica, al ser pobre en sílice, es muy fluida. Se solidifica muy lentamente, dando, por lo tanto, conos volcánicos que tienen poca altura en relación con su ancha base. Estos volcanes, denominados en escudo, son típicos de las islas Hawai. 

  En ambos casos al solidificarse, la lava da origen a las rocas Ígneas* efusivas o volcánicas. 

  Características de las coladas de lava

  Una colada de lava básica presenta rugosidades u ondulaciones en su superficie, debido a que se forma una costra plástica que es deformada por el material fluido que circula por debajo. Cuando la lava presenta esta característica, se la denomina lava cordada o pahoehoe. Una colada de lava ácida presenta una gruesa costra solidificada que se quiebra por los esfuerzos del material fluido que circula por debajo. En este caso la lava se denomina lava en bloque o aa. 

  Si las lavas básicas corresponden a una erupción submarina, como es el caso de las dorsales, la misma se solidifica con rapidez y adquiere el aspecto de masas más o menos redondeadas, adheridas entre sí. 

  En este caso se denomina lava almohadillada o pillow-lava. 

  Los mantos de lava básica pueden presentarse en forma de columnas poligonales paralelas y perpendiculares a la base y al techo de la colada, debido a la contracción durante el enfriamiento. En este caso se las denomina lava columnares. 

  PIROCLASTOS:

  Corresponden a la fracción sólida de la erupción. Pueden formarse ya sea a partir de grumos de lava, que son expelidos por la erupción y que se solidifican en contacto con la atmósfera, o bien por fragmentos de rocas más antiguas, que son despedazadas durante la erupción. 

  Estos materiales piroclásticos*, según sea su tamaño, cubren superficies extensas y alejadas del volcan. 

  Cuando se depositan, dan origen a rocas sedimentarias piroclásticas. 

  Clasificación de los piroclástos según su tamaño 

    Bombas volcánicas: Poseen diámetros mayores de 64mm. Son pedazos o grumos de lava que se solidifican mientras son proyectados hacia arriba por la explosión y caen en estado sólido. Según sea su forma y las características de su superficie se clasifican en: bombas en corteza de pan, en forma del huso, etc. 

    Bloques: Poseen diámetros menores de 64mm. Son trozos de rocas despedazadas por la erupción y presentan formas angulares. 

    Lapilli: Son trozos con tamaños entre 2 y 64mm. 

    Ceniza o polvo volcánico: Con dimensiones menores a 2mm, las cenizas son transportadas a mayor altura, por la violencia dela erupción. Las corrientes de aire de la atmósfera las mantienen en suspensión y las alejan del lugar de su formación.

  GASES 

  Corresponden a la llamada fracción gaseosa. El más importante es el vapor de agua, que puede ser originario del magma* o provenir de aguas subterráneas, que se evaporan en contacto con el material caliente. Otros gases, como el dióxido de carbono, también se liberan rápidamente. 

  Se calcula que el vulcanismo es la principal causa de su existencia en la atmósfera. También se liberan el dióxido de nitrógeno y el azufre, que originan las lluvias ácidas naturales, el cloro, etc. 

  Como manifestaciones gaseosas del vulcanismo, se pueden mencionar las fumarolas, mofetas y solfataras. 

  Otras formas características son las fuentes termales, que corresponden al agua de lluvia que, al infiltrarse, se calienta en contacto con el material ígneo, se mineralizan y resurge con determinadas características. Son utilizadas en diferentes terapias curativas. 

  Un fenómeno muy conocido es el de los géiseres. Se producen cuando el agua subterránea se calienta hasta el punto de ebullición y el vapor que se forma se proyecta por un orificio hasta la atmósfera, junto con algo de agua y sales disueltas. Estas sales se depositan y pueden dar origen a la formación de azufre. 


Principales formas volcánicas:

  Las formas volcánicas se vinculan con las clases de lavas o cenizas que contribuyen a su formación y el nivel de presencia de gases en el material que sale. En las zonas donde convergen dos placas, la lava es muy viscosa y tiende a acumularse alrededor del orificio de salida, dando origen a conos altos. Donde las placas divergen, la lava es más fluida; al salir, la lava tiende a alejarse del orificio de salida y origina conos anchos y en relación poco altos. 

  Algunas de las formas volcánicas son:

  Volcán compuesto: Formado por capas alternadas de cenizas y lava viscosa, que se enfría rápidamente. Corresponden a los conos volcánicos más altos.

  Conos de cenizas: Tienen forma cónica muy marcada. Su tamaño crece porque se agradan sucesivas capas de cenizas.

  Escudos volcánicos: Se forman en zonas donde la lava es muy fluida y fluye, cubriendo una extensa superficie.

  Mesetas de lava: La lava muy fluida sale por fisuras de la corteza terrestre. Al enfriarse forma grandes mesetas de basaltos.

  Conos Complejos: Formados por un cono volcánico que se forma en el cráter de otro con volcánico.


ACTIVIDADES VOLCÁNICAS DE LA REGION

  El volcán que aloja a la Laguna Azul, tuvo su origen durante el Pleistoceno* y Holoceno

  Este vulcanismo se dispone a lo largo de dos direcciones dominantes que son NO y EO, en las cuales se disponen los centros volcánicos (Complejo Pali Aike).

  Dicho vulcanismo progresó hacia el este nordeste estableciéndose edades del orden de 1.15 millones de años para las áreas ubicadas en Estancia Bella Vista, 0.36 millones de años para Monte Aymond y 170.000 años para Laguna Azul.

  Se cree que el último pulso eruptivo en Pali Aike, no datado de forma directa, tuvo lugar en el área conocida como Volcán Diablo o Diablo Negro, estimándose una edad de 15.000 años, basada en restos arqueológicos. 

  Este complejo volcánico presenta básicamente distintos tipos de geoformas dependiendo del tipo de fisura que le da origen, de la topografía* sobre la que se derrama y la complejidad de superposición de eventos.

  Las geoformas observadas en proximidades de la Laguna Azul corresponden a campos de lava originadas a partir de erupciones fisurales derramando importante cantidades de lava que recorren largas distancias.

  Algunos de estos derrames han sido encausados, es decir la lava interceptó valles fluviales y por ellos circuló; otras, presentaron una reducida viscosidad, fluyeron laminarmente sobre valle y planicies constituyendo más tarde (debido a agentes erosivos) mesetas y planicies, este es el caso de la lengua de basalto* próximo al borde norte de Laguna Azul.

Geoformas y texturas volcánicas reconocidas en la Laguna Azul

Tipos de lavas

  Los derrames se caracterizan por ser lavas tipo aa, palabra hawaiana que caracteriza a las coladas de superficie áspera y rota difícilmente transitable en contraposición a las lisas llamadas cordadas. 

  Colada lávica tipo aa al norte de Laguna Azul:

Colada lávica tipo aa 

  Muchos de estos volcanes tuvieron derrames sobre el mismo lugar dando origen a apilamientos lávicos denominados volcanes en escudo, con una pendiente suave y altura moderada 

  Vista sur de la Laguna Azul, se observa dos conos volcánicos y apilamiento lávico.

Vista sur de la Laguna Azul

Tipos de volcanes 

  Otros volcanes se formaron por aglutinación de eyecciones de bombas, bloques y cenizas generando conos de escoria*. 

  Si los materiales arrojados por estos volcanes aún están calientes, los mismos se aglutinan, caen en forma de bombas fusiformes o aplastadas o como lapilli donde se sueldan parcialmente alrededor del punto de emisión con pendientes pronunciadas 

  Cuando la lava basáltica asciende por el conducto que les dio origen y al encontrar un cuerpo de agua, ésta última pasa a la fase vapor y se producen erupciones conocidas como freatomagmáticas* o hidroexplosivas generando volcanes del tipo Maars. 

  Cuando estos Maares coalescen se forman encadenamientos de depresiones en rosario a lo largo de una fractura la cual les dio origen, algunas de estas se encuentran actualmente ocupadas por agua, otras poseen en su interior conos de escoria*. 

  El complejo volcánico Pali Aike se caracteriza por presentar estos centros volcánicos acompañados por otros conos tanto en su interior como en sus flancos de diferentes formas 

  Conos volcánicos laterales (accesorios) a Laguna Azul (este y sur):

Cono volcanico Este Cono volcanico Sur
Cono volcanico Este Cono volcanico Sur


  A partir de estos centros el material volcánico aportado puede ser material particulado y/o material lávico los cuales pueden estar asociados en el tiempo y origen. En Laguna Azul se presentan ambos casos teniendo cada uno de ellos características particulares. 

  El área de Laguna Azul está formada por 4 conos volcánicos, 2 de los cuales son accesorios (fotos anteriores). 

Sucesiones de eventos volcánicos

  La lava en su carácter de material fluido, corre a lo largo de las pendientes adoptando las formas de éstas, cubriendo grandes extensiones, enfriándose superficialmente formando un escudo de basalto* y actuando como protector térmico permitiendo de esta manera que en su interior la lava siga circulando en estado líquido. 

Chorreaderos

  Una vez perdido el aporte de lava por parte del volcán, este escudo se vacía quedando su interior hueco formando túneles o cuevas. Prueba de ello son las cuevas que existen sobre el borde sudoeste de la laguna desarrolladas entre un manto de lava y el material escoreáceo que le sirve de base. 

Hornitos

  Si observamos atentamente el borde de la laguna podremos ver que el anillo de material que rodea al cráter está compuesto por un apilamiento de eyectos volcánicos parcialmente soldados donde se puede distinguir un hornito y que sobre la pared norte existen varias escotaduras o aberturas las que poseen una forma y lustre particular.

Hornito Escotaduras o aberturas
Hornito Escotaduras o aberturas