Señor y Virgen del Milagro

Posiblemente sea la cultura religiosa, junto al acendrado patriotismo, la característica mas sobresaliente del alma salteña, cuyo nítidos contornos se perfilan desde los albores mismos de su fundación, los que se han venido destacando en diversas oportunidades en que la profunda fe, heredada de España, ha realizado maravillas entre las generaciones del Nuevo Mundo, siendo testigo de ello el pueblo mismo de Salta, en mas de una ocasión.

En el instante mismo en que Hernando de Lerma invocaba el nombre de Dios Todopoderoso para dejar fundada la cuidad de Lerma en el Valle de SALTA, da comienzo la historia religiosa de este pueblo, abonada con la bendición que derramara sobre el suelo del primer Obispo del Tucumán, Fray Francisco de Vitoria, quien, diez años después, hiciera llegar a Salta las portentosas imágenes que habrían de originar la historia mas insólita, escrita en los anales del noroeste argentino y el occidente de América meridional. La fiesta El milagro es la celebración con mayor continuidad de todas las que tiene lugar en Salta, la que mayor números da participantes y de mas variado origen concita , la que reúne mas elementos significativos.

Ya hace mas de 3 siglos que los salteños acuden puntualmente a honrar al Señor y la Virgen del Milagro al promediar el mes de septiembre. La constante es la fe; lo que fue cambiando a través del tiempo son las fortunas del culto y de las otras costumbres que acompañaban la manifestación propiamente religiosa. Las también sencillas andas de antaño se convirtieron en la mas trabajadas, con sus magnificas bases de claveles rojos para el Señor, y blancas para La Virgen. Una misma familia se encarga de preparar la base de cada patrono. Es una tradición que enorgullece a las familias que las cuidan y respetan: ese día se reúnen en la casa correspondientes todos los miembros de todas las edades, y algunos amigos, y encaran la primorosa tarea.

La procesión solía ser nocturna: salía a las 7 de la tarde y concluía cerca de la medianoche. Ahora es a la tarde; la renovación del pacto con que culmina la procesión, se hace con luz natural. Como el recorrido es mucho mas largo que la vuelta a la plaza principal primitiva, o que las cuatro manzanas de muchos años, cuando las imágenes entran de regreso a la Catedral, ya esta oscuro. Entonces, como siempre, las campanas al vuelo y los pañuelos blancos despiden a las imágenes. Antes marchaba primero el Señor, rodeado de los hombres mas importantes de la ciudad; ahora es la Virgen la que pasa primero. Lo que permanece inalterable es la atracción de peregrinos que acuden a todos los rincones de la provincia y ahora, cada vez mas, de otros puntos del país y países vecinos.

Para la mayoría de los devotos, aparte de la procesión, el Milagro consiste en el rezo de la novena, la visita a las sagradas imágenes bajadas de sus altares, la confesión que para muchos es la única en el año. Pero en el Milagro no todo es fe. Para muchos, esa era la única "bajada" a Salta en todo el año, así que había que aprovechar para visitar a familiares y conocidos, hacer compras y negocios. Esta fiesta además de manifestación de fe, fue y sigue siendo una de las mas importantes y abarcadoras manifestaciones sociales, con interesantes ribetes culturales e, incluso, económicos. El milagro en otros lugares Como quedara dicho, todas las localidades del interior tienen su día patronal que festejan con mayor o menor brillo, pero cuyas características genuinas y típicas le dan un sello peculiar. Sin embargo, muchas hay que revisten particular atractivo por el tipismo que encierran, tales como la de Iruya y Santa Victoria, donde las costumbres ancestrales heredadas de los antepasados aborígenes, se entremezclan con las asimiladas de la civilización hispánica, de cuya unión surge un sabor y un tono distintos, que las diferencian radicalmente de las demás. Muchas de esas costumbres y modismo se encuentran en el altiplano boliviano, ya que los habitantes de esta zona salteña guardan un origen y una civilización comunes con los de aquella región de Bolivia.

Imagen del Señor del Milagro.
Imágenes del Milagro.