Página Principal Newsletter Directorio
Comuníquese Geografía
   
Página principal
 

Problemas entéricos

Las anormalidades en el sistema digestivo frecuentemente causan pérdidas financieras debido a reducción en la eficiencia o muerte. Otras perdidas financieras se originan de los tratamientos y profilaxis contra las enfermedades entéricas.

La capacidad del cerdo para convertir material vegetal y algunos subproductos animales en alimentos para humanos de alta calidad y palatabilidad es mundialmente reconocida. El primer paso en el proceso de conversión incluye la ingestión y digestión de los alimentos por el tracto digestivo.

Además de garantizar la eficiente absorción y procesamiento de los nutrientes, liquidos y electrolítos, el tracto digestivo tiene que mantener una barrera protectiva y prevenir el paso incontrolado de macromoléculas y agentes infecciosos.

Las anormalidades en el sistema digestivo frecuentemente causan pérdidas financieras debido a reducción en la eficiencia o muerte. Otras perdidas financieras se originan de los tratamientos y profilaxis contra las enfermedades entéricas (Liebler – Tenorio et al., 1999).

Es imposible ser preciso en el costo a la industria, pero las enfermedades gastrointestinales inevitablemente reducen la eficiancia alimenticia y contribuyen a incrementar la mortalidad.

Se ha estimado que un problema digestivo crónico puede incrementar la conversión alimenticia en 0.2, la mortalidad en 3% y elevar los gastos rutinarios de medicación al menos en un 50%.

Con esto, el costo total de alimentación se puede incrementar en un 10 – 12%, a lo que se debe incluir el costo de las medicaciones. Los problemas gastrointestinales en cerdos son extremadamente comunes, con una prevalencia que puede variar del 30 al 50% de las granjas. (Mackinnon, 1996).

En general, las enfermedades entéricas disminuyen la ganancia diaria de peso, aumenta los días a matadero (1 día con diarrea aumenta en 2 a 3 días al matadero), aumenta la conversión alimenticia, incrementa la mortalidad, aumenta el número de desechos y retrasados, aumenta la grasa dorsal y disminuye el área de chuleta debido a que la ganancia de peso compensatoria no es tan eficiente como en otras especies, generandose principalmente grasa en lugar de tejido magro.

El sistema digestivo no debe ser considerado aislado de otros sistemas del organismo, ya que interactúa con los sistemas nervioso, circulatorio, endócrino e inmune.

Los desórdenes digestivos en el cerdo se deben generalmente a anormalidades en una o mas de las funciones básicas del sistema alimentario: pasaje de los alimentos (motilidad), secresión, absorción y digestión. Las principales causas asociadas a mal funcionamiento del estomago e intestinos y que dan orígen a la infección clínica son:

    1. Motilidad anormal: Hipermotilidad, hipomotilidad y distensión.

    2. Secreción anormal: Hipersecreción o reducción de enzimas.

    3. Digestión anormal: Baja digestibilidad, desbalance de la flora normal, fermentación anormal.

    4. Absorción anormal: Por inflamación.

La causa mas común de enfermedad gastro entérica no infecciosa en cerdos es la alimentación con ingredientes inapropiados o indigestibles, o la alimentación con comida descompuesta.

Factores antinutritivos pueden, por ejemplo, inhibir la enzima tripsina y reducir la eficiencia de la digestión de proteínas. Las partículas de proteínas que están incompletamente digeridas enzimaticamente pasan al intestino grueso donde fermentan. Los productos finales de este proceso anormal incluye las aminas tóxicas tiramina, histamina y cadaverina, las cuales causan reacción inflamatoria en el intestino. La absorción en turno está dañada y las infecciones secundarias pueden desarrollarse.

En el cuadro que se anexa se hace una breve reseña de los principales agentes etiológicos y características clínicas del problema entérico en los cerdos, en base a su edad. Es importante considerar que otros agentes virales (Fiebre Porcina Clásica, Enfermedad de Aujeszky, PRRS, Síndorme del Ojo Azul) o bacterianos pueden generar cuadros clínicos entéricos debido a una disminución en la capacidad de respuesta inmune en los cerdos, que a su vez favorece la proliferación de patógenos digestivos que habían sido controlados efectivamente por el animal.

De la discusión anteriormente mencionada, podría ser aparente que las enfermedades del intestino en cerdos pueden clasificarse en base a sus signos clínicos, su desarrollo y su patogénesis, llevandonos a un diagnóstico sin la necesidad de investigación en laboratorio. Desafortunadamente esto no es tan claro, y aunque aparentemente un proceso puede desencadenar otro en el desarrollo de la enfermedad, ambos, el veterinario experimentado y el laboratorio, son ingredientes necesarios del diagnóstico.

El diagnóstico acertado es escencial debido a que determinará el tratamiento y control, ya que las medidas inadecuadas son muy costosas. Un diagnóstico integral debe incluir una adecuada anamnesis, el estudio del cuadro clínico, análisis de los registros de producción, realización de necropsias (tanto a la mortalidad como a cerdos enfermos en fase aguda sacrificados), la inspección en rastro y la realización de pruebas de laboratorio complementarias para confirmar el diagnóstico.

El tratamiento y control de las enfermedades entéricas dependen del diagnóstico, pero es importante tomar un amplio acercamiento y evitar medidas encaminadas solamente a controlar el agente causal. Se deben considerar los siguientes puntos:

- Remosión de la causa primaria. Prestar atención al alimento y su almacenaje, tratar los agentes infecciosos, corregir factores medio ambientales, reforzar la inmunidad utilizando vacunas apropiadas y mejorar la higiene.

- Corrección de la motilidad anormal. Proveer fibra, agua potable fresca, reducir el estres, sobrepoblación, y utilizar drogas apropiadas cuando sean aplicables, como sedantes, espasmolíticos, purgantes, etc.

- Remplazar los fluidos. Proveer electrolítos y agua. Pueden ser administrados intraperitonealmente o como una pócima a los lechones y destetados.

- Reducir el efecto de las toxinas. El polvo de carbón, arcillas y fibra pueden ayudar a absorver toxinas del contenido intestinal cuando se dan oralmente.

- Reconstituir la flora intestinal. Los probioticos (asi como el yoghurt) podrían ayudar a restaurar lactobacilos en el intestino de los lechones.

- Terápia antibiotica apropiada. Los antibioticos recomendados por el veterinario pueden darse en el alimento, agua o por inyección. Dosificadores orales pueden ser utilizados. Tener mucho cuidado con la resistencia antibiotica generada especialmente por E. coli y Salmonella. En diversos trabajos experimentales y de campo la Apramicina ha demostrado su efectividad hacia estos patógenos. Ciertos promotores del crecimiento como la Tylosina controlan la Ileitis Porcina efectivamente.

En muchos casos la persistencia de enfermedades gastrointestinales podrían considerarse como enfermedades de pobres estadares de manejo e higiene. La estricta bioseguridad de la piara debe ser mantenida todo el tiempo para prevenir la introducción de patógenos específicos.

Apariencia Clínica de Algunas Enfermedades Gastrointestinales en Cerdos
(Modificado de Mackinnon, 1996)

 

Enfermedad

Edad

Diarrea

Otros Signos

Tratamiento

Rotavirus

Lechones

Liquida a pastosa. Puede ser subclínica

Puede haber vómito, deshidratación, pérdida de peso, baja mortalidad

Extremar higiene, antibioticos para bacterias secundarias

Gatroenterítis Transmisible

Todas

Liquida, grisacea, moderada en mayores

Puede haber vómito, alta mortalidad lactantes

Aumentar inmunidad, antibioticos para bacterias secundarias

Diarrea Epidémica Porcina

Todas

Liquida

Vómito, moderada mortalidad

Aumentar inmunidad, antibioticos para bacterias secundarias

PRRS, EA, FPC

Lechones

Liquida

Cuadro clínico variable acorde al virus

Eliminar movimiento viral

E. coli

< 30 kgs

Liquida blanca/amarilla

Vómito ocasional, edema, deshidratación, septicemia

Aumentar inmunidad, higiene, antibioticos

Serpulina hyodysenteriae

7 días a adultos

Mucohemorrágica

Deshidratación, anemia, pérdida de peso, dolor

Higiene, antibioticos

Salmonella spp.

Postdestete

Mucohemorrágica

Deshidratación, pérdida de peso, septicemia

Antibioticos, buscar agente viral primario

Clostridium perfringens C

Lechones

Sanguinolenta

Muerte súbita, baja mort.

Aumentar inmunidad, antibioticos

Lawsonia intracellularis

> 20 kgs

Variable

Retraso en crecimiento

Antibioticos

Oesophagostomum dentatum

> 7 kgs

Posible, mucohemorrágica

Retraso en el crecimiento

Higiene, desparasitantes

Trichuris suis

Postdestete

Mucohemorrágica

Retraso en el crecimiento

Higiene, desparasitantes

Isospora suis

Lechones

Pastosa

Pelo hirsuto, retraso

Extremar higiene, anticoccidiales

Cryptosporidium spp.

Lechones

Posible

Retraso en el crecimiento

Higiene, anticoccidiales

Sobrealimentación

Todas

Variable

Vómito, distención

Control de la ingesta

Ulceras

Todas

Obscura

Vómito, anemia, pérdida de peso, muerte súbita

Control de la ingesta y factores estresantes

Colitis

< 45 kgs

Líquida con gas

Deshidratación y retraso

Evitar consumo de orina

Enterítis hemorrágica

30 – 100 kgs

Si sobreviven

Dolor, muerte súbita

Desconocido (¿E. coli?)

Micotoxinas

Todas

Variable

Rechazo del alilmento, retraso, otros signos

Uso de secuestrantes (aluminosilicatos, zeolitas, enzimas

 

[Página anterior]

 

Agua en Feed - Lot
Biotecnología

 

 

Sanidad

NUTRICIÓN