Suelos

En Entre Ríos un espeso manto sedimentario cubre el macizo de Brasilia y la elevación de este bloque reactivó la erosión fluvial formando numerosos ríos y arroyos.
Así se acentuó la formación de lomadas, siendo las más importantes la occidental o de Montiel y la oriental o Grande.
Las rocas más antiguas que afloran en el departamento Concordia corresponden a los basaltos de la formación “Serra Geral” que tiene sus orígenes en una inmensa colada volcánica que forma el basamento cristalino de la Mesopotamia.
Actualmente ese basalto se puede observar en el lecho del Río Uruguay, en el paraje denominado “Salto Chico” al norte de la ciudad de Concordia y al sur de la misma sobre la costa del mencionado río.
Estas rocas son importantes para el control de algunas formas de pasaje, como por ejemplo la desembocadura del Arroyo Yeruá.
Saltos Grandes, desaparecido por la construcción de la represa
 
También es importante la formación de basaltos por su influencia sobre las geoformas locales, sobre todo cerca de la costa donde origina un paisaje muy particular, con pendientes de hasta 8° de intensidad.
 
Salto chico
 


Tipos de suelos

Los suelos del departamento Concordia se agrupan en los siguientes órdenes:


    
  • Vertisoles

  • Molisoles

  • Entisoles

  • Inceptisoles

  • Alfisoles
     

     

  • Orden Vertisol: este orden agrupa suelos con altos contenidos de arcilla (una vez mezclados los primeros 18 cm, deben tener más de 30% de arcilla en todos los subhorizontes hasta una profundidad de 50 cm.) y que, además, tienen en algún período del año grietas de más de 1 cm de ancho y de 50 cm de largo, y una o más de las siguientes combinaciones de características:
    a) microrelieve gilgai;
    b) caras de fricción (“slickensides”) en suficiente cantidad como para intersectarse;
    c) agregados estructurales cuneiformes entre los 25 y 100 cm de profundidad.

    Las características particulares de los suelos de este orden están íntimamente ligadas al tipo de arcilla de gran capacidad de absorción de agua por lo que presentan gran variación de volumen entre su estado en húmedo y seco.
    Este proceso de desecación y humectación se da en forma despareja con la profundidad, produciendo tensiones internas en el perfil, que dan como resultado la formación de caras de fricción (“slickensides”), movimientos diferenciales de la masa del suelo (“churning”), grietas profundas y el desarrollo del microrelieve “gilgai”.
    La división por subórdenes está relacionada al régimen “údico”, donde el suelo está normalmente húmedo, y nunca está seco más de 90 días acumulativos en el año; por esta razón las grietas se abren y cierran una a más veces por año (suborden: Udertes).
    A nivel de gran grupo, los Udertes están divididos según el color que poseen en los primeros 30 cm en por lo menos la mitad del pedón. La intensidad del color (“chroma”) en húmedo inferior a 2 (muy oscuro) define al gran grupo de los Peludertes.
    Uno de los mayores problemas que tienen estos suelos es el drenaje deficiente. Por un lado presentan exceso de agua en los periodos lluviosos y falta de la misma en los períodos secos. El agua se escurre superficialmente generando problemas de erosión que se agrava por el sobrepastoreo.

  • Orden Molisol: los suelos que agrupa este orden se caracterizan por tener un epipedón mólico de estructura granular, bien provisto de materia orgánica, colores oscuros, alta saturación en bases y muy buena provisión de nutrientes.
    Los molisoles del departamento Concordia tienen características distintas a los del resto de la provincia porque están influenciados, en parte, por aportes eólicos de arenas provenientes de la costa del río Uruguay y, en parte, porque se han desarrollado sobre materiales lacustres y palustres (limos calcáreos) de la Formación “Hernandarias”.
    A nivel de suborden se diferencian los siguientes:

    -Udoles
    -Acuoles

    Los primeros corresponden a los que presentan un régimen de humedad del suelo “údico”, cuando el perfil permanece húmedo la mayor parte del año, y nunca está seco por más de 90 días acumulativos en el año.
    En los segundos en cambio, el régimen de humedad es “ácuico”, y en donde el factor predominante de su génesis es el exceso de humedad (hidromorfismo), estando el perfil saturado con agua en un ambiente netamente reductor por la ausencia de oxígeno.
    Un solo gran grupo de los Acuoles está presente en el departamento, que son los Argiacuoles (con horizonte argílico).
    Tres subgrupos fueron descriptos para los Molisoles en el departamento:

    -Hapludoles fluvénticos: son suelos de colores pardos a pardos oscuros, con horizontes superficiales muy arenosos (entre 50-80% de arena) que yacen sobre materiales densos, poco permeables que presentan problemas para la penetración de las raíces.

    -Argiudoles vérticos: se caracterizan por tener horizontes superficiales algo arenosos y subsuperficiales franco-arcillo-arenosos, oscuros, con slickensides y grietas.

    -Argiacuoles vérticos: se ubica en áreas generalmente planos, sin red de drenaje o solo con una red muy incipiente.

  • Orden Entisol: los suelos pertenecientes a este orden se caracterizan por no presentar desarrollo pedogenético (o muy escaso) por lo que, en contadas excepciones se puede diagnosticar.
    Los Entisoles del departamento Concordia tiene características propias, que están en función de la mayor o menor influencia del aporte sedimentario del Río Uruguay. Este fenómeno se da principalmente en los suelos llamados localmente “suelos arenosos pardos y rojizos”.
    Son suelos profundos, de textura arenosa a areno-franca, sin distinción de horizontes. A veces presentan un horizonte débil y algo más oscuro debido a una mayor actividad biológica.
    El contenido de arcilla de dicho horizonte es muy bajo y varía entre el 5 y el 12%, aunque parte de ese porcentaje puede corresponder a sesquióxidos de hierros y aluminio libres, sobre todo en aquellos suelos que tienen colores más rojos.
    La capacidad de intercambio catiónico es baja porque el material está constituido mayormente por granos de cuarzo, cuya actividad de intercambio es nula.
    Son suelos de muy baja fertilidad, muy permeables y que rápidamente sufren déficit hídrico.
    Estos materiales arenosos rojizos yacen sobre sedimentos franco-arcillo-arenosos, de color amarillo rojizo a rojo intenso, y muchas veces incluyen en su matriz lentes de cantos rodados, así como también es común que los cantos rodados estén presentes en toda la masa del suelo.
    Poseen una permeabilidad muy lenta, retienen abundante agua, y son penetrables con moderada facilidad por las raíces. La profundidad a la que se encuentra esta capa varía entre 70 a más de 250 cm.
    La mayor o menor aptitud para los cultivos en estos suelos, depende principalmente a la profundidad en que aparecen estos sedimentos arcillosos.
  • A los fines prácticos fueron agrupados en dos series:

    Yuquerí Chico: donde la capa de material arcillosa está a menos de 85 cm. de profundidad, y Yuquerí Grande: donde la misma se encuentra a mayor profundidad.

    De ambas series existen variantes: una con gravas y otra basada en distintas intensidades de color.
    Estos suelos están entre los más aptos para la implantación de citrus y forestación con pinos y eucaliptus. Todo esto depende de la presencia y la profundidad a la que aparece la capa de material arcilloso y rojizo, dado que retiene el agua y reduce los efectos de las sequías estaciónales.
    Muchos de estos suelos se encuentran erosionados, algunos en forma severa; esto se explicaría por el efecto del impacto de las gotas, que en lluvias torrenciales sobre el suelo desnudo provocan la saltación de las partículas y su inmediato reacomodamiento, quedando de esa forma las arenas muy finas en la superficie y formando una especie de “costra o planchado” que provoca el desplazamiento de la lámina de agua y, con ello, la erosión.
    Taxonómicamente los Entisoles del departamento Concordia pertenecen a los grandes grupos Udifluventes y Cuarzisamentes. En los primeros, el contenido de carbono orgánico decrece irregularmente con la profundidad (lo que evidencia el origen fluvial), y en los segundos la textura es siempre más gruesa que areno-franco-fina y más del 90% de la fracción arena está compuesta por minerales silíceos (cuarzo, calcedonia, ópalo).

  • Orden Inceptisol: los suelos que se agrupan en este orden tienen un desarrollo pedogenético relativamente mayor que el de los Entisoles, por lo cual tienen uno o más horizontes de diagnósticos. Estos, sin embargo, son el resultado de procesos de evolución incipientes en un grado muy inferior a los procesos de lixiviación de horizontes de evolución (argilicos o spodicos).
    Las texturas de horizonte varían de arenosos a francos.
    Tienen un epipedón oscuro por la presencia de contenidos relativamente altos de materia orgánica.
    Por el espesor del epipedón úmbrico que varía entre 25 y 50 cm.; los suelos pertenecen al gran grupo de los Haplumbreptes; por el origen fluvial de los materiales, se los incluye en el subgrupo de los fluvénticos.

  • Orden Alfisol: son suelos a los que se denomina comúnmente suelos “lavados” debido a sus horizontes superficiales (15 cm. o menos), de coloresclaros y estructura masiva o muy fuerte, seguido de horizontes muy arcillosos, que constituyen un horizonte argilico fuertemente desarrollado.
    En el departamento Concordia este orden de suelos no tiene una representación geográfica significativa. Un pequeño sector ubicado en el extremo noroeste está cubierto por ellos. Su ubicación está restringida a una unidad fisiográfica muy particular, de ambientes altos y casi planos, con drenaje nulo y que, luego de precipitaciones de importancia, permanecen encharcados por períodos prolongados.
    Estos suelos pertenecen toxonómicamente al subgrupo de los Ocracualfes vérticos.

  • Tipos de suelos en la Costa del Río Uruguay

    La costa del Río Uruguay consta de suelos arenosos rojizos y arenosos pardos, con características muy variables.
    Se disponen en una franja irregular paralela a la costa del río en un ancho que varía de dos a treinta kilómetros.
    Hacia el oste el porcentaje de arena va disminuyendo , y aumentando el de arcilla determinando la aparición de suelos molisoles y vertisoles.
    Tanto los suelos arenosos rojizos como las arenas pardas se caracterizan por ser muy aptos para la implantación de citrus y para la forestación de pinos y eucaliptus.


    Efectos en los suelos por el embalse


    La creación de grandes embalses, genera efectos nocivos en los suelos:

    1. Pérdida por extensión de la capa freática que humedece el subsuelo
    2. Pérdida de tierras fértiles por inundación para la formación del lago
    3. Pérdida por erosión que ocasiona el nuevo nivel

    Al inundarse los terrenos a consecuencia de la formación del lago, no sólo se produce la pérdida de las franjas inundadas a lo largo del lago y ríos afectados, anegando tierras fértiles, sino que también se produce la elevación de las napas freáticas con la previsible salinización de los suelos aledaños.
    Además se van deteriorando lentamente muchísimas hectáreas paralelas por la influencia del avance del agua subterránea que se va extendiendo poco a poco. Las plantaciones en esas tierras mueren por exceso de humedad en sus raíces.
    Costas del Lago de Salto Grande
    El desplazamiento del Río Uruguay ha dado lugar a la formación de terrazas. Posteriormente las formas de escalón fueron remodeladas por la erosión, conformando el paisaje ondulado actual.
    Estos suelos se caracterizan por ser de baja fertilidad natural, debido a la escasa retención de agua, y pueden presentar erosión en sectores de quinta o de uso intensivo.
    Por otra parte, la lentificación del curso del agua, que favorece la sedimentación de materiales sólidos que arrastra el río, trae aparejada la erosión aguas debajo de las superficies que se forman con el aporte de los sedimentos y la erosión aguas
    Costas del Lago de Salto Grande
    arriba de los vientos, favorecidos en su potencia por las amplias superficies de los embalses.
    La fluctuación periódica del nivel y el ritmo de las aguas del embalse, como producto de las operaciones de la represa, también produce un efecto erosivo en las costas de gran magnitud.
     

    Regresar

    Volver