Cururú o Sapo buey
(Bufo paracnemis)
Pertenece a la familia de los Bufonidae.
Es un sapo grande. Mide aproximadamente 22 cm y pesa 1.700 gramos. Es, de los sapos, el más grande. Sólo se lo puede comparar en volumen con la “rana toro”.
Únicamente lo supera la rana Goliat, verdadero gigante de los anfibios, que llega a pesar 5 kilos.
De apariencia torpe, su piel granulosa y fría exuda un veneno lechoso.
Tiene dos voluminosas parótidas, dos acúmulos venenosos a nivel de las tibias, las glándulas paracnemis.
De ojos globulosos, con párpados que guiñan al deglutir sus presas.
Su nombre lo recibe de los guaraníes (de curu: sarna y rurú: hinchazón) por el aspecto pustuloso de su piel. Se lo conoce en Tucumán como rococó, en Corrientes como cururú –paguero y en Brasil como curu-rú.
Su piel, es de singular belleza. Destaca sobre un fondo amarillento arabescos pardos, caprichosamente entrelazados, realizando dibujos sinuosos, mientras que el vientre es blanquecino con máculas oscuras.
El macho es de menor tamaño y sus manchas pardas son menos extendidas.
La piel está sembrada de glándulas prominentes, tóxicas, que en la región del cuello forman dos macizos voluminosos llamados glándulas parótidas o parotideas.
Habita desde Santa Fe y Entre Ríos en la Argentina hasta el Norte en Paraguay y en Brasil hasta Natal, Pernambuco y Ceará, y en el norte del Uruguay.
Reporta beneficios por el elevado consumo de insectos a los departamentos de Salto y Artigas.
Vive tanto en el campo como en la ciudad y es inmune a la ponzoña de insectos y arañas.
Esto lo hace eficaz en la destrucción de artrópodos dañinos o peligrosos.
Antes de inundarse la represa se reproducían en forma reducida en charcos del área, a los que retornaban cada año.
Este fenómeno, conocido como “tradición reproductora” sufrió una variante, ya que tuvo que adaptarse a nuevos charcos no usados anteriormente y en las orillas de remansos del nuevo lago, donde la existencia de individuos jóvenes denota que la reproducción en estos nuevos ambientes ha resultado exitosa.
   


Regresar