[ Ponedoras | Recría | Equipamiento | Cuidados |Sanidad |Alimentación | Consejos ]

 

Cría casera de gallinas
 

Con una buena alimentación y atención de las aves, 10 ponedoras pueden producir, en promedio, media docena de huevos por día, durante casi todo el año.
Lo único que se necesita es alimento, un pequeño gallinero, luz en invierno y una buena raza de ponedoras.
Para recibir a los pollitos necesitamos: una caja de cartón, alambre, 2 botellas de plástico descartable, una lámpara y viruta. A la caja se le cortan 3 círculos en cada costado para que los pollitos pasen sus cabezas hacia el bebedero y comedero. Para hacer el bebedero y comedero se realiza un corte rectangular en un costado de botellas plásticas descartables. Luego se sujetan las botellas, una a cada costado de la caja, haciendo coincidir los orificios, para que los pollitos puedan pasar la cabeza. Se cubre el piso con cartón y viruta para absorber el exceso de humedad.
El período de cría está comprendido entre el primer día de vida hasta las 8 semanas. Al recibir las pollitas de 1 día se debe poner agua templada con azúcar en los bebederos para su rápida hidratación y alimentación. La temperatura óptima para el crecimiento es de 32 grados, que se consigue con un foco de 40 W, como mínimo. Durante los primeros 15 días o hasta que tengan bien desarrolladas las plumas de las alas, es indispensable que reciban calor artificial, ya que el enfriamiento es la principal causa de trastornos en la etapa de cría.
Durante la segunda quincena se puede hacer una puerta a la caja para que los pollitos salgan a tomar sol, ellos regularán su necesidad de calor entrando y saliendo a voluntad. A modo de protección se debe realizar un pequeño corral alrededor de la caja (gráfico).



El Período de Recría está comprendido entre el 3º y 5º mes. Las aves ya están emplumadas y pueden resistir el medio ambiente sin calor artificial.
Criarlas en cautiverio si bien exige darles agua y alimento todos los días (gráfico), disminuye las pérdidas y permite tener los alrededores de la vivienda más prolijos.
Si las pollitas se recrían en total libertad consumirán menos alimento, pero los problemas aumentan a causa de las enfermedades, predadores y posibilidades de robo y extravío.
Se aconseja proporcionarles un refugio por las noches y en los días de lluvia, en el mismo lugar donde se inició la cría, pues así las pollas lo reconocen y podrán volver al mismo sin inconvenientes.



Lo fundamental es contar con un lugar seco, con ventilación regulada (que el viento no afecte las aves), bien orientado y con suficiente espacio. Para alojar 20 gallinas se debe disponer de un parque de 20 m2 cercado, para retener las aves.
Para las primeras semanas son útiles los comederos construidos con latas de aceite y dulce y con botellas descartables.
Para hacer un comedero lineal es suficiente un cajón de madera que en la parte superior se le coloca un listón redondeado de 2 cm. de diámetro, con los extremos apoyados de forma que le permita girar, para impedir que las gallinas se suban al comedero. Se debe ubicar de forma que las gallinas puedan comer de ambos lados. Es suficiente que tenga 60 cm. de largo para que 10 gallinas coman con comodidad.
Un práctico bebedero se puede hacer con un bidón o damajuana invertido y un recipiente inferior. Se debe tener la precaución que sólo puedan introducir la cabeza, para evitar que mojen el cuerpo o que vuelquen el agua.
Para construir un nido económico puede hacerse con un cajón de fruta, poniendo uno cada cuatro gallinas. Hay que forrar el fondo para no perder la paja o viruta que se coloque.
Como las gallinas acostumbran a dormir en lugares elevados es conveniente colocar un par de listones de 3 cm. de diámetro a 30 cm. del piso, separados entre sí a 35 cm. Se calculan 20 cm. de espacio por gallina.



El gallinero se debe pintar a la cal para desinfectar, en el piso se debe colocar abundante viruta u otro material absorbente. Se comienza con 10 cm. de espesor y se va agregando mensualmente hasta alcanzar un espesor de 20 cm. Remover de 2 a 3 veces por semana y en los sectores muy humedecidos retirar y reponer por cama seca.
Un detalle muy importante es que las gallinas deben recibir 14 horas de luz constante por día para poner huevos. En invierno, para producir huevos regularmente se debe complementar la luz natural con artificial para alcanzar las 14 horas.
Con respecto a la recolección de los huevos se deben realizar dos visitas al gallinero: al medio día y al anochecer, ya que si permanecen mucho tiempo en el nido pueden romperse y las gallinas adquirir el hábito de comérselos. En tiempo caluroso aumentar la visita al gallinero y guardar los huevos en un lugar fresco.
Una vez por mes revisar a las ponedoras individualmente para detectar las que dejaron de poner. Para reconocer a una buena ponedora se deben observar características como: abdomen profundo y suave, pico, patas y cloaca pálidos por pérdida del pigmento amarillo que las caracteriza antes de iniciar la postura y cresta y barbillas grandes y de color rojo intenso.

 

Es muy importante observar periódicamente las gallinas y separar las que tengan síntomas de enfermedad. Eliminar ratas ya que pueden diseminar enfermedades y comerse el alimento de las gallinas.
Con respecto a los piojillos que pueden llegar a tener, un buen método es colocar un cajón con cenizas para que se revuelquen y así eliminarlos, también se puede tratar a las aves con piojicidas de baja toxicidad.
Manteniendo limpio el gallinero se evitan enfermedades y parásitos. El alimento y el agua que consumen deben estar limpios. Se debe pintar con cal el gallinero al menos cuatro veces al año. Los bebederos y comederos deben lavarse periódicamente. Hay que cambiar la cama cada tres meses y luego regar el piso con creolina.
Las gallinas muy enfermas retirarlas, sacrificarlas, quemarlas o enterrarlas con cal en un pozo profundo. Nunca deben comerse. Es conveniente vacunar siempre que sea posible. No se puede aplicar un plan sanitario único, ya que la aparición y frecuencia de enfermedades varía según la época del año y la zona.
Para combatir algunos parásitos internos se medica el agua de bebida durante un día y luego se repite el tratamiento tres semanas más tarde.

 

Alimentos Constructores: (proteínas) fundamentales para el desarrollo de los músculos y la producción de huevos.
Alimentos Reguladores: (vitaminas y minerales) previenen enfermedades. El calcio y el fósforo son indispensables para la formación de los huesos y la cáscara del huevo.
Alimentos Energéticos: (carbohidratos y grasas) son los
productores de energía.
 

Durante los dos primeros meses conviene que las pollitas se alimenten con raciones balanceadas. En el período de recría (entre el 3º y 5º mes) se pueden alimentar con cereales quebrados, restos de comida, pastos, hojas de verduras, semillas cocidas, lombrices y otros insectos. A partir del 5º mes, momento en que el ave rompe postura, hasta el final de su vida productiva, una gallina come 100 gr. por día, de los cuales un mínimo de 15 gr. de proteína son necesarios para producir un huevo.
10 gallinas consumirán aproximadamente entre 2 y 3 litros de agua por día. En verano el consumo de agua aumenta, se debe procurar que el agua sea fresca.
Para cubrir las necesidades de calcio y fósforo y obtener huevos con cáscara fuerte, debe suministrar conchilla de ostras, hueso calcinado y molido o cáscara de huevo molida.
Se debe suministrar piedritas o arena gruesa que permiten en la molleja la buena trituración de los cereales.
La manera más apropiada de alimentar gallinas caseras es tratar de producir en la huerta la mayoría de los alimentos. Así en forma económica se podrán balancear los nutrientes que a diario debe comer una gallina.
Las raciones que se proponen en base a los excedentes o descartes de los vegetales producidos en la huerta constituyen alternativas de posibles combinaciones de alimentos.

• Ración Básica «Ponedora Casera»: por 10 kg. suficiente para dar de comer a cuatro gallinas durante un mes: maíz: 8 kg. (2 1/2 lata de aceite de 4 litros); arveja, poroto o habas: 1,670 kg. (3 latas de durazno); conchilla de ostras 0,2 kg. (1/2 lata de arvejas); hueso calcinado y molido 0,1 kg. (1 tacita de café); sal 0,03 kg. (1 cucharada). El maíz se puede reemplazar por trigo o sorgo. Cuando no se dispone de arvejas, porotos o habas se debe adquirir poroto de soja tostado, semillas de girasol, maní o algodón.


Control de Producción

Distintas formas de manejo y alimentación pueden hacer variar la producción de huevos.
Para calcular el índice de postura semanal se divide el número de huevos puestos en la semana por la cantidad de gallinas existentes al terminar la misma, se obtiene un porcentaje (ver gráfico).

 

 

Consejos Prácticos

Características de una buena ponedora:

  • ABDOMEN PROFUNDO Y SUAVE.

  • EL PICO, LAS PATAS Y LA CLOACA ESTAN PÁLIDOS POR PÉRDIDA DE PIGMENTO AMARILLO QUE LE CARACTERIZA ANTES DE INICIAR LA POSTURA.

  • LA CRESTA Y BARBILLAS SON GRANDES Y DE COLOR ROJO INTENSO.

NO OLVIDE...!!!

a) Revise todos los días y separar las que tengan síntomas de enfermas.

b) Eliminar ratas ( trasmiten enfermedades y se comen alimentos )

c) Revisar las gallinas para detectar posible presencia de piojos, en caso de ser afirmativo se puede colocar cenizas en el nido o tratarles con algún producto de baja toxicidad.

d) Mantener limpio el gallinero para así reducir los posibles riesgos de enfermedades y parásitos.

IMPORTANTE: Al recibir las pollitas de 1 día se debe poner en los bebederos agua templada con azúcar (10 gr./litro -2 cucharaditas de té) para su rápida hidratación.