Más

Opciones

 

 

 

Otra solución es el control del pastoreo ovino.

 

 

Organismos como la ONU son los grandes promotores de proyectos contra la desertificación.

 

 

Cinturones verdes, se plantan lineas de árboles para detener el avance del desierto.

 

Varias organizaciones y grupos de expertos ya han planteado proyectos para combatir la Desertificación. La mayoría quedaron sólo en ideas, y aún no se han llevado a la práctica, tal vez por falta de atención e iniciativa por parte de los organismos gubernamentales correspondientes; a pesar de que la Patagonia Argentina, es quizás, la región a nivel de país que cuenta con el mayor nivel en generación de tecnología y un caudal de información disponible para la prevención y control de la desertificación.

 

En la última década los esfuerzos de gobiernos Nacional y Provinciales, junto a los actores directos, los productores, ayudados por las agencias tecnológicas, como el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuraia (INTA), el Centro Nacional Patagónico (CENPAT), las Universidades de la Región, con la cooperación de organismos internacionales, como la GTZ, han articulado proyectos tendientes a interpretar el problema de la desertificación y en lo posible visualizar un escenario de soluciones a nivel regional.

 

Esta acción mancomunada ha permitido determinar la gravedad del problema y visualizar posibles soluciones a través de nuevos enfoques productivos que van desde la intensificación de la producción actual (lana y carne), hasta la reconversión de las empresas agropecuarias. Los nuevos escenarios productivos abarcan una extensa gama de posibilidades que van desde el aprovechamiento de la riqueza paisajista, la fauna, el agroturismo, la agriculturización de las áreas con disponibilidades hídricas y condiciones agroecológicas especificas para ciertos cultivos, entre otras.

 

También existe controversia acerca de algunos de los intentos que se han hecho por combatir la desertización. La habitual malinterpretación del problema que se visualiza como el avance de un frente de dunas de arena, ha dado luz a proyectos de cinturones verdes, en los que se plantan lineas de árboles para detener el avance del desierto. Por ejemplo, ha habido propuestas de plantar este tipo de cinturones verdes en todo el contorno del desierto del Sahara. Si bien las dunas móviles causan auténticós problemas en algunas áreas específicas, como ocurre en zonas de Arabia Saudí, no constituyen el problema generalizado que se creía que eran.

 

En los últimos años se han producido cambios en el enfoque académico e institucional respecto a los medios para resolver la desertización. Un área en la que el pensamiento convencional ha sido reevaluado es la del sobrepastoreo. Las ideas sobre la capacidad de sustentación desarrolladas en medios ambientes menos variables pueden no ser aplicables al entorno dinámico de las tierras secas, ya que los cambios naturales significan que las áreas de pastos disponibles se encuentran en un continuo estado de flujo. Más aún, los mecanismos sociales desarrollados por pueblos dedicados al pastoreo, que llevan muchas generaciones criando rebaños de ganado en las tierras secas, suelen impedir el sobrepastoreo antes de que se produzca la degradación.

 

En general, se ha llegado a esperar demasiado de las soluciones técnicas a los problemas de desertización y, al tornar conciencia de ello, en los últimos años se han puesto a punto nuevos enfoques para luchar contra la degradación de las tierras secas. A menudo, las dificultades a las que se enfrentan las comunidades que viven en áreas secas están relacionadas con el crecimiento de la población y con factores sociales, económicos y políticos.

 

Hoy en día se hace hincapié en la participación de las comunidades locales, la reímplantación de estrategias tradicionales en tiempos de estrés medioambiental, como la sequía, y en los problemas que derivan de la marginación de la población rural por parte de los gobiernos, que acostumbran a tener su sede en las ciudades.

 

Proyecto Ludepasme

 

Un tercio de la superficie del país está directamente afectado por la desertificación. Para atacar este grave problema se ha implementado el proyecto de Lucha contra la Desertificación en la Patagonia, por medio de un sistema de monitoreo ecológico (LUDEPASME). Es un proyecto de cooperación técnica bilateral internacional cuyas áreas principales de acción comprenden la investigación aplicada, la transferencia tecnológica y la ejecución de medidas contra la desertificación. Los grupos con los que se trabaja son, por un lado, los productores y/o pobladores, por otro lado los comunicadores y los planificadores del desarrollo y el planeamiento regional.