Tipos de Cultivos Historia Relacion Exterior Importacion de Maquinarias Cultivos que reemplazan alimentos Tipos de Suelo Organismos agricolas Oficiales

INTRODUCCIÓN A TIPOS DE SUELOS EN LA ARGENTINA:

Los suelos de Argentina varían enormemente en cuanto a fertilidad y viabilidad para la agricultura. El agua escasea en muchas regiones a excepción del Noreste y de la Pampa húmeda. La Pampa, cuyo suelo está constituido fundamentalmente por humus (con arena fina, arcilla y cieno o lodo), totalmente libre de rocas y cantos rodados, es ideal para el cultivo de cereales; por el contrario, el suelo guijarroso de la mayor parte de la Patagonia no es apto para la agricultura y los pastizales naturales de la región se aprovechan sobre todo como forraje para el ganado ovino. La mayor parte de la región al norte de los Andes es inadecuada para los cultivos, aunque, en algunos valles crezcan frutales, hortalizas y tabaco. En la región del Chaco se cree que su suelo, inusualmente salino, es el responsable de la abundancia del quebracho, un árbol rico en tanino; también hay en esta región muchos campos de algodón.

 

 

 

A continuacion se describen todos los tipos de suelos en el Mundo:

TIPO HORIZONTES, RASGOS CARACTERÍSTICOS FERTILIDAD DISTRIBUCIÓN
Entisol Ninguno o rudimentario; se forma en tierras de aluvión húmedas Buena Valles fluviales, como por ejemplo el Nilo, el Yangtzé, el Huang He (Amarillo)
Vertisol Ninguno; alto contenido de arcilla hinchable Buena Pastizales de regiones estacionalmente secas, como por ejemplo India, Sudán, Texas
Inceptisol Incipiente; se forma en superficies de tierras jóvenes Variable En todo el mundo, aunque más común en regiones montañosas
Aridisol Diferenciado, especialmente el horizonte de arcilla Buena con riego En regiones desérticas de todo el mundo
Molisol Diferenciado, con horizonte de gruesa superficie orgánica oscura Excelente, especialmente para cereales Grandes praderas, pampas argentinas, estepas rusas
Espodosol Diferenciado, con concentraciones de materias orgánicas, aluminio y hierro Buena, especialmente para trigo Bosques septentrionales de Europa y Norteamérica
Alfisol Diferenciado, especialmente el horizonte de arcilla Deficiente, requiere fertilizantes Regiones húmedas y templadas de Norteamérica y Europa
Ultisol Diferenciado, altamente lixiviado con horizonte de arcilla ácida Deficiente, requiere fertilizantes orgánicos Deficiente, requiere fertilizantes orgánicos
Oxisol No diferenciado, con brillantes rojos y amarillos debido a los minerales ferrosos Deficiente, requiere fertilizantes Trópicos húmedos, en especial las cuencas del Amazonas y del Congo
Histosol No diferenciado, drenaje deficiente, el más alto contenido de carbono orgánico que todos los demás suelos Variable Regiones húmedas, tanto frías (turberas) como cálidas (pantanos) de todo el mundo

 

LOS SUELOS

Las tierras emergidas están cubiertas por suelo o por rocas. El suelo es una capa de material muy fino que cubre parte de la superficie terrestre. Se forma a partir de la alteración de las rocas de la litosfera -llamada roca madre- y por el aporte de materia orgánica. Es el sustento de todas las plantas terrestres y también de los animales.
El suelo está formado por innumerables elementos que se combinan entre si: sustancias orgánicas -microorganismos y animales pequeños(como lombrices), raíces de plantas, plantas muertas que se están descomponiendo-, esto es, el humus, y sustancias inorgánicas porciones de rocas, aire, agua. El suelo es un sistema dinámico debido a los permanentes intercambios que se producen entre todos sus elementos.
También lo afectan las variaciones meteorológicas como las producidas en la temperatura o humedad. Además, la presencia de cultivos, de ganado y el hombre tienen influencia directa en sus modificaciones.
El hombre consigue casi la totalidad de los alimentos, directa o indirectamente, de plantas que viven del suelo. Algunos suelos son muy útiles, otros no. Si queremos obtener lo mejor de ellos debemos conocerlos para saber cómo utilizarlos.

 

 

Textura del suelo

La textura del suelo está dada por el tamaño de las partículas que lo componen. La textura determina la retención de agua en el suelo. La arena puede drenar rápidamente, mientras que en los suelos arcillosos los poros son demasiados pequeños para permitir el drenaje del agua, además de dificultar la penetración de las raíces. Los suelos compuestos por similar proporción de arena, limo y arcilla son considerados mas fértiles por su capacidad de retener agua, su buena aireación y abundante contenido de materia orgánica.
Los suelos más ricos en humus son oscuros (casi negros), y a medida que disminuye la cantidad de materia orgánica van tornándose pardos, llegando a una coloración gris en las zonas semiáridas y desérticas )debido a la escasez de humus). Los suelos ricos en sales son casi blancos, mientras que un suelo rojo o amarillo indica que contiene hierro oxidado. Los suelos grisáceos y azulados poseen hierro sin oxidare indican escasa filtración de agua y existencia de pantanos.

La clasificación de los suelos en la Argentina

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) tiene, entre sus actividades, las investigaciones sobre los tipos de suelos existentes en nuestro territorio, para lo cual utiliza una clasificación de uso internacional. El mapa incluye los mas representativos en cada porción del país pues, como sabemos, se puede encontrar una mezcla de tipos de suelos en una misma área.

Entisoles: Suelos castaños, débilmente desarrollados, con materiales de acarreo por viento, agua y/o gravedad. Son de baja fertilidad por carecer de materia orgánica. Mejoran mediante el riego, en cuyo caso permiten la formación de oasis.

Vertisoles: Suelos arcillosos en ambientes de clima cálido-húmedo. Presentan limitaciones al uso agrícola debido al endurecimiento y al agrietamiento en épocas secas y a la expansión en épocas húmedas. Son usados como campos naturales de pastoreo.

Inseptisoles: Suelos de color pardo, ricos en materia orgánica y nutrientes. Se desarrollan en climas húmedos (fríos y cálidos) y están cubiertos naturalmente de bosques. Aptos para el uso agrícola.

Ardisolaes: Suelo de color gris o castaño, característicos de ambientes áridos, con un muy bajo contenido de materia orgánica y escasa fertilidad. Son fácilmente erosionables y deben ser manejados con cuidado para no causar deterioro. En ellos crecen pastos duros, de escaso valor alimenticio.

Molisoles: Suelos negros, sueltos, ricos en materia orgánica y con buen drenaje. Son los de mayor fertilidad y potencial agropecuario y forestal del país. Comprenden la mayor parte de los suelos llamados chernoziom o de pradera.

Alfisoles: Suelos grises, con alto contenido de arcilla y baja permeabilidad; tienen debajo a mediano contenido de materia orgánica. No son buenos suelos agrícolas, aunque pueden mejorarse con una adecuada fertilización.

Oxisoles: Suelos rojos (también llamados lateríticos). Se forman por la oxidación del alto contenido de hierro en las rocas volcánicas (generalmente basaltos) de la meseta misionera. Son suelos lavados, porosos y de mediana fertilidad, expuestos a erosión hídrica por manejo inadecuado.

Histosoles: Suelos ácidos, muy ricos en materia orgánica en lento proceso de descomposición, en áreas pantanosas. Corresponden a las turberas, mallines y algunas terrazas fluviales. Presentan escasa capacidad agrícola.

Litosoles: Son formaciones arenosas (dunas), originadas por el viento, fácilmente erosionables y carecen de materia orgánica, por lo cual son de baja productividad agrícola.