Página Principal Contáctese Bibliografia Autores Mapa del Sitio  
 
El Producto
El producto es el resultado de la transformación de diferentes flujos de materiales. Se denomina producto a todo lo que la organización ofrece en el mercado para ser usado o consumido. Pueden ser objetos físicos, ideas, lugares, etc.
El producto no es solo lo que se ve sino también lo que significa para el que lo adquiere. Es la suma del producto formal más el producto simbólico. El producto formal es el bien económico que tiene determinadas formas, calidad, marca. El producto simbólico es lo que significa para el que lo adquiere, lo que representa usarlo y también los beneficios adicionales que ofrece.
Los productos tecnológicos son todos aquellos que responden a las necesidades de las personas y se obtienen a partir de las diferentes tecnologías. En general, hay tres tipos de productos:
Los bienes son los artefactos y materiales. Por ejemplo, un televisor, una moto, un ten, la ropa, la madera, los medicamentos, etc. Estos productos se obtienen a partir de la transformación y elaboración de distintas materias primas (sustancias naturales o parcialmente modificadas).
Los servicios son los beneficios provenientes de la organización del trabajo grupal o individual destinados a cuidar los intereses o a satisfacer necesidades del público o de alguna entidad oficial o privada. Por ejemplo, los servicios de correo, salud, bomberos, control de calidad, información al consumidor, saneamiento ambiental, seguridad, transporte, etc.
Los procesos son las técnicas que se desarrollan para mejorar la producción. Por ejemplo, los métodos que emplea la biotecnología y la ingeniería genética para obtener semillas de mejor calidad, medicamentos, fragancias, vacunas, etc.
Ciclo de vida de un producto
1. Cuando un producto se introduce en el mercado en la etapa que se denomina “desarrollo” son muchos los factores que inciden en su inserción en el mercado, desde la misma aceptación hasta la real capacidad de respuesta de fabricación.
2. Una vez instalado el producto se da la segunda etapa que es la de “crecimiento” que normalmente está relacionada con el éxito que el producto tenga y en ella es normal la introducción de mejoras o cambios que impulsen su evolución.
3. Durante la etapa de la “madurez” el producto está estancado, existe una tendencia muy fuerte a efectuar cambios o adecuaciones para lograr su permanencia, no obstante esto ha de hacerse con una rigurosa evaluación ya que se corre el riesgo de que las inversiones no tengan retorno por una caída drástica en la demanda.
4. En la etapa de la “declinación”, el producto deja de ser requerido y por lo tanto se discontinua su fabricación (muerte del producto). No obstante esto hay productos que son insustituibles, como algunos servicios básicos que se estabilizan en el tiempo. En cada caso, las etapas tienen su propia duración. Generalmente las novedades tiene un ciclo de vida corto: despiertan interés, todos las buscan, pero si no resuelven una necesidad insatisfecha, muy pronto declinan y mueren. El ciclo de vida del producto depende del interés que despierta.
Tipos de productos
Los productos artesanales se hacen en talleres donde las tareas son de tipo manual. Por este motivo están equipados con herramientas y máquinas muy simples.
En general, la cantidad de personas que trabaja en un taller es poca, y el número de unidades producidas también. Entre ellas, las unidades producidas también. Entre ellas, las unidades presentan diferencias en cuanto a sus características. Esto se debe a que las tareas manuales carecen de suficiente precisión como para que sean idénticas.
Los productos industriales son producidos en las fábricas. En éstas, las tareas se encuentran mecanizadas o automatizadas gracias al empleo de herramientas y máquinas de gran tecnología.
Las fábricas son edificios equipados con herramientas, máquinas e instalaciones que proveen a todo el lugar de luz, agua, gas y lo necesario para llevar a cabo la actividad industrial. En estos lugares, por lo general hay muchos empleados trabajando y se producen miles de unidades destinadas a satisfacer las necesidades de una población humana, por demás numerosa.
    Arriba
Análisis del producto tecnológico
Analizar significa estudiar, investigar, examinar. Mediante el análisis podemos conocer cómo es una cosa o fenómeno, cómo se comporta o funciona, y en el caso de los productos tecnológicos, también para que sirve.
Pero el análisis permite conocer, además, otros aspectos:
Cómo se relacionan las distintas tecnologías utilizadas para producirlo, qué implicancias económicas tiene, para comprender si es factible realizarlo y bajo qué circunstancias.
El análisis permite, entonces responder a preguntas tales como:
- ¿Qué partes o piezas componen dicho producto tecnológico?
- ¿Cómo se relacionan entre sí?
Para que el producto tecnológico cumpla adecuadamente su función ¿qué partes son esenciales y cuáles no?
- ¿Qué necesidades permite satisfacer?
- ¿De qué materiales está hecho el producto?
- ¿En qué es similar y/o diferente de otros productos tecnológicos que cumplen la misma función?
Tipos de Análisis
Existen distintos análisis. Cada uno nos ofrece otro tipo de información. Los distintos tipos de análisis se complementan entre sí y la información que podemos obtener de cada uno nos permite iniciar otros análisis.
Análisis morfológico
¿Qué forma tiene?
Análisis estructural
¿Cuáles son sus elementos y cómo se relacionan?
Se basa en el estudio de la forma del producto. Se observa al objeto desde distintos ángulos y se analizan los aspectos morfológicos. Se buscan las analogías con otras formas, sean éstas naturales, artesanales o industriales y se establecen escalas. Se analiza tanto lo visual como lo táctil.
La forma de un producto no es caprichosa. Ya que, la forma obedece a los requerimientos, necesidades, gustos y preferencias de los usuarios, además y por razones obvias, a la función que cumple, los materiales con que está hecho, y a cuestiones económicas.
Una estructura es un conjunto de elementos dispuestos y organizados de determinada manera y estableciendo entre sí determinadas relaciones.
Se plantea en éste análisis un reconocimiento de las partes del producto, modo en que están dispuestas, y de ser necesario, un despiece del mismo, la confección de un listado de componentes, el análisis de éstos., la determinación de la misión de cada uno y las relaciones entre ellos.
Análisis de funcionamiento
¿Cómo funciona?
Análisis económico
¿Qué valor tiene?
Con este análisis se busca determinar los principios de funcionamiento, la explicación de cómo funciona, el tipo de energía y el consumo que requiere su operación, el costo operativo, el rendimiento del producto, etc.
Teniendo en cuenta la relación que existe entre estructura y funcionamiento se puede plantear la identificación de cómo cada uno de los elementos contribuyen al funcionamiento del producto y la explicación de la función y los principios de funcionamiento de cada elemento y cómo contribuye cada uno de ellos al conjunto.
Lo económico penetra en lo tecnológico por múltiples vías:
¿qué materiales resultan menos costosos para colocar en un producto determinado, ¿qué relación existe entre el costo de producción y los beneficios que se estima se obtendrán por la venta del producto?, ¿en qué medida los mayores costos en un producto es mano de obra y en qué medida costo de materiales o máquinas necesarias para su fabricación?.
Estas y otras tantas preguntas similares son tenidas en cuenta no sólo por los contadores, economistas y especialistas en administración, publicidad y marketing de una empresa sino también por quienes están a cargo del diseño y producción.
Análisis funcional
¿Qué función cumple?
Análisis del surgimiento y evolución histórico
¿Cómo está vinculado a la estructura sociocultural y a las demandas sociales?
Este análisis está centrado en la función que cumple producto. Se llama función la manera en que el objeto cumple el propósito para el cual fue concebido y construido.
La función y la forma son dos cualidades de un producto íntimamente vinculadas, podemos decir que en general la forma denota la función.
La confrontación entre forma, función, estructura y tecnología permite aproximarnos a los orígenes del producto, analizar las posibles causas de su surgimiento, así como su evolución histórica.
Análisis relacional
¿Cómo está relacionado con su entorno?
Análisis tecnológico
¿Cómo está hecho y de qué material?
Se busca analizar la vinculación del producto con otros, asociados al mismo, o de la misma familia, destinados a satisfacer una función, o un conjunto de necesidades. En el análisis de objetos de una misma familia deben relevarse las variables que los hacen reconocibles como integrantes de un elenco. El objeto y estos elencos deben a su vez someterse a un análisis relacional con el entorno. Este análisis se centra en la identificación de las ramas de la tecnología que entran en juego en el diseño y la construcción de un determinado producto. Esto es, los conocimientos que participaron en el diseño del producto y los materiales, las herramientas y las técnicas empleadas para su producción, además abarca los procedimientos de fabricación. El análisis de lo relevado permitirá determinar los requerimientos que condicionaron la elección de los materiales.
Arriba