Página Principal Contáctese Bibliografia Autores Mapa del Sitio  
 
:: Recursos Naturales -> La riqueza de paisajes
La Riqueza de Paisajes
El medio natural argentino presenta ambientes diversos, que se encuentran íntimamente relacionados con las actividades del hombre. Éste reconoce los elementos del medio natural y los transforma en recursos para satisfacer sus necesidades.
El Relieve
El relieve de nuestro país está conformado, principalmente, por tres tipos de paisajes:


El área de montañas

En esta área, al oeste del país, se destaca la Cordillera de los Andes, que se extiende desde la provincia de Jujuy hasta Tierra del Fuego. Al este de la cordillera hay montañas de menor altura, como las Sierras Pampeanas. Al sistema andino pertenece también la Puna, una extensa planicie de más de 3.000 metros de altura, de clima sumamente árido, situada al noroeste de nuestro territorio.


El área de llanuras

Está ubicada al este del país y comprende la llanura chaqueña, la llanura pampeana y la región mesopotámica. En toda esta área hay algunos relieves más altos pero ocupan sólo una pequeña extensión. Ello ocurre en la provincia de Misiones, cuyo territorio es una meseta ondulada cubierta de vegetación selvática, y en la Provincia de Buenos Aires, donde se encuentra las Sierras de Ventana y de Tandilia.


El área de mesetas
La meseta patagónica, que ocupa el sur del país es, en realidad, una sucesión de mesetas que nacen al pie de la cordillera andina y van perdiendo altura a medida que se acercan a la costa del mar Argentino.
El Sistema Hidrográfico Argentino

Hidrografia

Las características del sistema hidrográfico argentino dependen de condiciones climáticas particulares, como la circulación de los vientos húmedos, el tipo de relieve y la forma de escurrimiento del agua retenida en lagos, lagunas o nieves eternas.
Las corrientes de agua forman cursos de arroyos y ríos que a veces se infiltran formando aguas subterráneas. Este conjunto de elementos constituye el abastecimiento de agua dulce necesaria para el consumo humano y las actividades productivas.

Las cuencas hidrográficas
Hay dos maneras de clasificar las aguas superficiales de nuestro país:

- Según su pendiente o vertiente
Pendiente del Atlántico
Abarcan la mayor cantidad de aguas superficiales
Los ríos atraviesan diferentes paisajes (llanuras, mesetas).
Ríos largos y caudalosos
Alimentación: precipitaciones y escorrentías
Recursos: navegación, riego artificial, consumo de energía, etc.
Pendiente del Pacífico
Ocupa una reducida área cordillerana
Los ríos atraviesan relieves montañosos
Ríos cortos y torrentosos
Alimentación: fusión de nieve eterna y precipitaciones
Recurso: energía

- Según su desagüe
Cuenca exorreica
La cuenca del Plata, perteneciente a la pendiente del Atlántico, es la cuenca hidrográfica más importante de la Argentina. Aporta el 85% del caudal hídrico del país y en ella se concentra la mayor parte de las actividades políticas y económicas. Está situada al nordeste y es compartida con Bolivia, Paraguay, Brasil y Uruguay.
Los ríos que organizan el sistema son el Paraná y el Uruguay, y entre sus afluentes más destacados se encuentran el Paraguay y el Iguazú.
Varios de estos ríos recorren zonas de escasa pendiente, lo cual permite la navegación fluvial. Además, sus aguas son utilizadas para el consumo de la población y la generación de energía a través de centrales hidroeléctricas.
Cuenca endorreica o internas (puede ser natural o deberse a la intervención del hombre) En la Argentina hay ríos que no desaguan en el mar; desembocan en lagos, lagunas o bañados. Muchos de ellos atraviesan la diagonal árida del país y debido a la escasez de precipitaciones tienen poco caudal de agua. Por ejemplo, la cuenca del río Salí-Dulce o los ríos Primero y Segundo, todos ellos llevan sus aguas a la laguna Mar Chiquita, ubicada al nordeste de la provincia de Córdoba. El río Quinto muere en los bañados de la Amarga, al sur de esa provincia.
Cuenca arreica o sin desagües En ciertas zonas áridas del país hay pequeños cursos de agua, temporarios o intermitentes; muchas veces se evaporan o se infiltran hasta desaparecer definitivamente. Así, las cuencas arreicas disponen de escasos recursos hídricos, como sucede, por ejemplo, en el centro-oeste de la provincia de Formosa, el nordeste de Santiago del Estero, el oeste de La Pampa y parte de la meseta patagónica.
Cuenca Natural modificada por el hombre cuyano
Los ríos originados por el derretimiento de las nieves eternas de la cordillera Principal y del cordón Frontal u oriental pertenecen a la cuenca del Desaguadero. Primitivamente, las aguas de esta cuenca fluvial llegaban hasta el océano Atlántico.
Actualmente, la cuenca es endorreica, pues la intervención del hombre para abastecer las necesidades agrícolas, industriales y sociales de los oasis cuyano trajo como consecuencia un excesivo aprovechamiento acuífero y la modificación de la cuenca original.
Las condiciones climáticas de la Argentina

Como el clima y la meteorología varían según la latitud, la Argentina cuenta con gran diversidad de climas dada su extensión Norte-Sur o latitudinal. Esa variedad permite el desarrollo de innumerables actividades productivas de acuerdo al comportamiento de los elementos y factores que identifican a cada clima en particular.
El 75% del territorio argentino corresponde a la diagonal árida sudamericana, por lo cual predomina el clima árido.



Los elementos meteorológicos que caracterizan el estado de la atmósfera Argentina son cambiantes y favorecen el encuentro de masas de aire cálido provenientes del Norte y el Nordeste con frentes fríos del Polo Sur. Esta es la principal causa de las precipitaciones en nuestro país.


En los cambios de temperatura influyen también otros factores, como la altura del relieve, la distancia al mar o la orientación de los cordones montañosos. Así, por ejemplo, en las áreas montañosas, cuanto mayor es la altura menor es la temperatura reinante. Este efecto explica por qué en la Puna, con 3.000 metros de altura, se registran temperaturas bajo cero a pesar de que esa zona se encuentra sobre el trópico de Capricornio.



La combinación de estos múltiples factores nos permite identificar cuatro grandes zonas climáticas:

- cálidas

- templadas

- frías

- áridas.
Clima
    arriba