Enfermedades respiratorias agudas.

 

 

NEUMONÍA

 

Justificación

Esta enfermedad afecta a toda la población, pero sus formas más graves comprometen particularmente a niños y ancianos. Con los tratamientos antimicrobianos, las tasas de letalidad descendieron desde un 20 a 40% a valores entre 5 y 10%; en ciertos grupos de riesgo(desnutridos e inmunocomprometidos), la letalidad continúa siendo muy alta. En la Argentina la neumonía es la 3° causa de muerte en lactantes, 4° causa en la primera infancia y la 5° causa en los mayores de 60 años. El uso inadecuado de antibióticos ha incrementado las tasas de resistencia de los gérmenes causales, a los antimicrobianos.

Descripción

Enfermedad respiratoriaaguda transmisible, que afecta el parénquima pulmonar, con signos   clínicos de ocupación alveolar y/o intersticial; radiológicamente muestra opacidad y/o infiltración intersticial sin pérdida de   volumen, de localización única o múltiple. Tratados adecuadamente, la evolución suele ser favorable, con resolución a la curación sin secuela en la mayoría de los casos. Las complicaciones son el compromiso de la función respiratoria y/o impacto sistémico (sepsis). Es más grave en lactantes, niños, ancianos y pacientes de riesgo (desnutridos, inmunocomprometidos, etc.) En ancianos el cuadro puede ser menos característico y de comienzo insidioso. La neumonía multifocal o bronconeumonía es el cuadro clínico con patrón radiológico de múltiples imágenes de opacidad generalmente mal definidas. La pleuresía purulenta o empiema es la presencia de líquido purulento en la cavidad pleural qeneralmente asociado a una neumonía.

Agente

Virales

En los menores de 5 años los principales virus respiratorios causan al menos el 30% del total de las infecciones respiratorias bajas. El virus sinsicial respiratorio (VRS) es el principal agente causal. Le siguen en importancia adenovirus, influenza y parainfluenza, los cuales pueden predominar en períodos epidémicos. En jóvenes y adultos el virus predominante es influenza A.

Bacterianas

El Streptococcus pneumoniae causa más del 50% de las neumonías bacterianas (los serotipos 14, 1, 5, 6A, 68, 9N, 7, 19 y 23F son los más frecuentes en el país). El Haemophilus influenzae, causa el 30% de las neumonías bacterianas en menores de 5 años, y de ellos 1/3 corresponde al tipo B, Staphylococcus aureus. Los bacilos Gram negativos (Klebsiella spp., Escherichia coli, etc.) pueden causar neumonía, observándose en pacientes con inmunocompromiso y ancianos. Otro germen responsable de neumonías es la Moraxella catarrhalis en los pacientes ancianos con enfermedad obstructiva crónica.

Neumonías atípicas

El Mycoplasma pneumoniae y la Chlamydia pneumoniae son los agentes más frecuentemente identificados en la población de edad escolar y adultos, jovenes. La Chlamydia trachomatis es causa de neumonía en menores de 4 meses y en hijos de madres con colonización de su área perineal, por este agente, previo al parto.

Transmisión

La vía principal es la directa, a través de la contaminación por secreciones respiratorias, persona a persona.

Otra vía de transmisión es la indirecta, a través de objetos contaminados con secreciones ( Ej.: máscaras de nebulización).

Reservorio

En la mayoría de los organismos involucrados es el hombre.

Incubación

 

De 1 a 3 días para la mayoría de los agentes involucrados; es más largo en las neumonías atípicas.

Transmisibilidad

 

Es desconocida y depende de la presencia de agentes en las secreciones respiratorias.

En las neumonías bacterianas el tratamiento antibiótico efectivo puede acortarla a 24 horas.

Distribución

Enfermedad endémica en especial en niños, ancianos y personas pertenecientes a grupos de riesgo. En nuestro país el mayor número de casos se produce en invierno y primavera, coincidiendo con el aumento de infecciones virales en la comunidad. Cuando hay epidemias de influenza se incrementa su incidencia.

Definición de caso

Caso sospechoso               Enfermedad respiratoria aguda febril con tos productiva, dificultad respiratoria y taquipnea y dos o más de los siguientes signos: limitación de la entrada de aire, matidez y crepitantes (rales finos al final de la expiración).

 Caso confirmado por radiología     

Caso sospechoso con radiología que muestra un inflltrado lobar o segmentario y/o derrame pleural.

Caso con confirmación etiológica   

Caso sospechoso con detección de               virus

Respiratorios del aspirado nasofaríngeo y/o aislamiento de bacterias en hemocultivo (20 a 30% de neumonías) o derrame pleural

Modalidades de Vigilancia

Notificación semanal por C2, numérica y por grupos de edad. Notificación semanal desde Unidades Centinelas de casos sospechosos, confirmados y formas graves. Las Unidades Centinela seguirán para su funcionamiento el manual operativo. Notificación de brotes.

De percibirse un número mayor de casos esperados de neumonías adquiridas en la comunidad y/o presentación de formas inusuales o poco frecuentes, comunicarlo en forma inmediata a Epidemiología de su Jurisdicción. Es importante la Vigilancia de Mortalidad en tiempo real de lás Infecciones Respiratorias Bajas Agudas.

Medidas de control

A nivel individual. En pacientes, guardar precauciones respiratorias. Desinfección concurrente de las secreciones nasoferingeas respetando normas de bioseguridad. Inmunización a contactos: sólo a grupos de riesgo. Tratamiento antibiótico especí~co en los que se sospecha o conflrma etiología bacteriana. A nivel comunitario Evitar el hacinamiento. Inmunización: para la prevención de las neumonías se podrán utilizar vacunas antihaemophilus tipo b, antinfluenza y antineumocóccica.  (Ver Normas Nacionalesde Vacunación; indicación, criterios y recomendaciones)