EL VOTO FEMENINO


A partir de 1919 distintos diputados comenzaron a presentar proyectos de ley para establecer el voto femenino obligatorio.
Pero todos éstos proyectos chocaban constantemente contra los mismos prejuicios, que colocaban a la mujer en una situación de reiterada sospecha con respecto a su capacidad y madurez para hacer uso de ese derecho que la oligarquía consideraba privilegio del hombre.

En 1946 Eva pasó a presidir la Comisión Pro Sufragio Femenino y comenzó a presionar que se sancione la ley. 
La actitud de Eva fue de lucha constante para que se aprobara el proyecto e inicia una campaña para apoyar la gestión.

Eva, al regresar de su gira por Europa, se debió enfrentar con la oposición oligárquica.
La oposición era tan fuerte que el día 3 de septiembre, en que se esperaba la sanción de la ley, debió postergarse para el 9 del mismo mes.
 

Finalmente ese día con los palcos del Congreso completos de mujeres, se logró la sanción de la ley Nº 13.010, que se promulgó el 23 de septiembre.

ATRÁS