Principal Arriba Desertización Factores de Riesgo Efecto Invernadero

Desertificación y Desertización ...¿Es lo mismo?

                                         

Desertización es el proceso por el cual una región se convierte en un desierto.

Desertificación, en cambio, es un anglicismo, es decir una palabra que tiene su origen en otra, de lengua inglesa (desertification) utilizada comúnmente en lugar de desertización.

                                         

 

¿Qué es la Desertización?

Es un proceso que afecta a los diferentes ambientes agro- ecológicos a nivel mundial, disminuyendo la cobertura natural protectora del suelo e influyendo en la capacidad agrícola de los territorios.

Esta problemática es muy compleja, dado que las demandas crecientes de alimentos por el incremento de la población, contribuyen a la destrucción de ecosistemas naturales boscosos  estables para incorporarlos a la actividad agrícola.

 

Algunas Opiniones

Dregne definió la desertización  como “el empobrecimiento de los ecosistemas terrestres por el impacto humano”.  

UNCED considera a la desertización como, “un proceso que reduce la productividad y el valor de los recursos naturales del planeta en el contexto específico de condiciones climáticas áridas, semiáridas y subhúmedas, como resultado de variaciones climáticas y actuaciones humanas adversas.  

La cubierta forestal estabilizada actúa como un techo protector interceptando la radiación solar directa y disminuyendo la velocidad del viento. Al ser eliminada la vegetación arbórea nativa, se alteran los parámetros citados.  

Mapa de Degaradación de Suelos y Vegetación

Williams y Balling (1996) afirman que los cambios que el hombre produce en la cobertura vegetal tienen una influencia significativa en el equilibrio energético y que estos cambios repercuten principalmente en los valores de los parámetros del albedo y de la evapotranspiración potencial. La desertificación no avanza por sí sola, sino que el hombre es el principal responsable de la explotación desmedida que realiza, la cual excede la capacidad productiva del suelo.

Causas de la Desertización

La región fitogeográfica del Parque Chaqueño seco (Parodi, 1964), en la extensión que comprende a la provincia de Santiago del Estero, no ha sido ajena a la presión demográfica. En los últimos años, está sufriendo un proceso de desertificación a raíz del desmonte para introducir cultivos de ciclo anual y debido a la actividad ganadera.

El proceso de degradación de la masa forestal comienza hace mas de 4.000 años con las economías pastoriles hispanos-indígenas por los efectos de la ganadería caprina y bovina. Esto trajo como consecuencia, la expansión de elementos arbustivos invasores y la destrucción de renovales de las especies arbóreas forestales principales.

Desde principios de siglo, la intensa actividad extractiva de las especies forestales de valor utilizadas para la obtención de durmientes, maderas, postes para alambrados y leña, intensificó la degradación del bosque natural con la arbustización de los estratos bajos.  

En el departamento Moreno (provincia de Santiago de Estero), el problema se agrava desde la década de 1970 por la denominada expansión de la frontera agropecuaria y la puesta en venta por subasta pública de tierras fiscales con cobertura forestal para fines agropecuarios. A partir de esta época se produce una continua y acelerada disminución de su cobertura vegetal nativa. Los desmontes a tala rasa, utilizando maquinaria pesada y métodos que producen la alteración del suelo y la quema posterior del material leñoso residual, contribuyen a un paulatino y progresivo proceso de desertificación.

En la mayoría de los casos no se han respetado los decretos del Gobierno de la provincia de Santiago del Estero sobre el Régimen Legal de Desmontes que fijan franjas de bosque nativo de protección a distancias preestablecidas. Se puede apreciar que el desmonte irracional influye sobre la acción del viento y la escorrentía superficial, que se manifiestan a través de la erosión eólica e hídrica.

El manejo inadecuado de la actividad ganadera contribuye, en la mayoría de los casos, a la compactación del suelo, dificultando la infiltración del agua de precipitación en su perfil, disminuyendo la capacidad de almacenaje del mismo e incrementado la erosión hídrica.