APEU

 

FRIGGA, REINA DE LOS DIOSES 

 

Como se ha visto por el oportuno consejo dado a su marido Odín, Frigga era una diosa sensata y prudente, además de la ejemplar divinidad tutelar del matrimonio y la maternidad. De Frigga, diosa e hilandera de las nubes, se decía que era hija de Fiorgyn, hermana, pues, de Fulla y de Jörd, o Erda, la diosa de la Tierra; también se cuenta que Frigga era hija de Odín y Jörd, y -en ese caso- hermana de Thor. 

Si tuvo algún defecto, fue acaso el de la coquetería, pues se cuenta que robó un poco del oro destinado a la estatua de su marido para hacerse un collar con él. Pero también era una diosa muy inteligente y supo engañar a Odín cuando el dios se encolerizó al conocer que alguien había sustraído el preciado material y trató, inútilmente, de hallar al culpable de tamaña tropelía. 

Fue tanta su ira por el desacato, que abandonó Asgard durante siete meses, tiempo en el que el caos se apoderó del reino divino y los gigantes del hielo, los Jotuns, invadieron la tierra. Pero Odín volvió y recuperó la tierra para los humanos y restableció la armonía en el cielo, no sin haber vuelto a sonreír, feliz de estar otra vez junto a su amada esposa Frigga. 

Pero aun en ese tiempo en el que Odín dejó el Asgard, Frigga no estuvo sola; en todo momento, junto a la reina de los dioses, estaban: su hermana Fulla, símbolo de la fecundidad y guardiana de las joyas de Frigga;Hlin, la diosa que aseguraba el consuelo al dolor de los mortales; Gna, la divina y veloz mensajera; Vara, garante del cumplimiento de los juramentos y del castigo al perjurio; Lofn, la patrona del amor; Vjofn, tuteladora de la paz y la concordia; Eira, maestra de medicina para todas la mujeres, únicos mortales que podían practicar esta ciencia entre los nórdicos; Syn, guardiana del palacio de Fensalir; Gefjon, la buena patrona de los que morían solteros; Vör, quien sabía todo lo que en el Universo ocurría; y Snotra, la representación de la virtud.   

THOR La personificación de la fuerza, la a veces iracunda divinidad del rayo y el trueno, Thor, o Donar, resida en el mayor de los palacios de Asgard, en Bilskirnir, una gran diosa mansión con quinientas cuarenta estancias (el mismo número que el de las puertas del Valhalla) para alojar espléndidamente en ellas a todos los humildes jornaleros tras su muerte, asegurándoles la felicidad eterna, en pie de igualdad con sus amos y señores, los guerreros, para compensarles de todo lo que en la tierra habían padecido, gloria sobradamente ganada con su honrado y constante esfuerzo. 

Thor era también el defensor de los humanos ante el peligro de los gigantes del frío; tan respetado y reverenciado era por su tutela, que se le consideraba el segundo en el orden celestial, incluso el primero entre los noruegos, y la figura de su arma, el martillo Miölnir, era también el signo que hacían los creyentes para pedir la protección divina desde el bautizo del neófito, al tiempo que se usaba sacramentalmente tal herramienta para bendecir el hogar, para marcar con estacas las propiedades, para dar validez a un matrimonio, o para rematar la pira funeraria, en la que, si el fallecido era guerrero (con mayor razón si era poderoso), también podían estar sus armas, su caballo,y hasta su esposa y sus sirvientes, puesto que todo y todos no eran más que sus ahora inútiles pertenencias. 

Cuando desde tierra se oía el bramido de la tormenta, los humanos sabían que por encima de sus cabezas estaba pasando el carro de Thor, tirado por sus dos cabras de belfos de fuego, y podía ir a luchar contra los gigantes helados, el mayor peligro para los nórdicos, siempre amenazados por el frío. Aunque cuando fue a Utgard, a la tierra de los gigantes, en compañía de Loki, dios del fuego, y del buen gigante Skrymir, tuvo que dejar sus cabras atrás, y también sus intenciones guerreras, pues Skrymir había urdido una muy astuta y positiva forma de dar a Thor y a Loki una lección inolvidable de paz y de convivencia con su poderosa e inteligente magia, evitando así que los dioses de la fuerza y del fuego pudieran cumplir sus violentos deseos de acabar con la raza de los gigantes.   

 

Fuentes consultadas   

MITOLOGIA GERMANA http://www.geocities.com/Area51/Corridor/7062/mitgermn.html

 

 

                

Anterior   -   Siguiente 

                   Leyendas del Mundo      Leyendas Argentinas       Leyendas Patagonicas   Mitos Tradicionales    

Alemania

Arabia

Asiria

Bolivia

Brasil

Colombia

Chile

Cuba

Ecuador

Egipto

Escandinavia

España

Grecia

India

Irlanda

Japón

Lituania

México

Nepal

Noruega

Paraguay

Perú

R.Dominicana  

Ucrania

Uruguay

Venezuela